Contraste de posiciones


 

El pueblo boliviano, en su generalidad, es practicante de la religión católica, apostólica y romana y, en esa condición, de ritos y festividades que recuerdan la vida de Nuestro Señor Jesucristo, de su madre, la Virgen María, y, en su fecha respectiva, de santos de su preferencia o devoción. El pueblo, consecuentemente, apoya a la sede vaticana y al Papa.

El Presidente, en diversos viajes que hizo a Roma, visitó al Papa, conversó con él, le expuso seguramente la situación de Bolivia y compartió inquietudes sobre lo que hace y piensa hacer en el futuro; en otras palabras, el Presidente hizo resaltar la posición del pueblo boliviano; pero, si bien su apego al Papa es loable, no lo es cuando expresa conceptos injustos y fuera de lugar contra la Iglesia, los obispos y la Conferencia Episcopal Boliviana como institución.

Para el pueblo, existe la sensación de que parecería haber fe y creencias en muchos personajes del Gobierno en idolatrías y ritos ajenos al cristianismo, a la Iglesia y al mismo Papa, con conductas que no condicen con los comportamientos mostrados ante el Santo Padre.

Hay, pues, contradicción entre lo que se hace ante el Vicario de Cristo y lo que se muestra ante los obispos que son, al fin y al cabo, leales colaboradores con el Vaticano y siguen sus reglas con la misma devoción, lealtad y religiosidad que corresponde porque con ello se cumple con lo señalado por la Biblia y, más concretamente, tienen relación con los Santos Evangelios que son la expresión misma de la vida y enseñanzas de Jesús. Los obispos son representantes natos del papado, su palabra es palabra del Papa y portadora de la doctrina de Cristo.

Por principio, debería haber coherencia y sintonía entre comportamientos con el Papa y los obispos; no caben, bajo ningún punto de vista, situaciones diferentes y discordantes como las que normalmente se ha tenido que observar en los años que lleva el régimen del MAS.

Hay un principio de identidad en la práctica religiosa: se es o no parte de una fe, de una creencia, de un seguimiento doctrinal. No puede haber tintes de diferente matiz ni conveniencia. Ser católico implica obrar dentro de los lineamientos católicos; es decir, bajo normas de respeto y consideración por el derecho de todos.

El Presidente, luego de su última entrevista con el Papa Francisco, expresó: “Ahora yo tengo un Papa”. Este Papa es de todos los millones de católicos que hay en el mundo y es palabra autorizada de la Iglesia Católica; en muchos casos, reconocida como palabra de todas las confesiones cristianas, especialmente cuando muchas situaciones difíciles se presentaron para la humanidad y la palabra serena, plena de amor y comprensión del Papa sirvió de guía a todos los gobernantes del mundo. El Papa, pues, es Vicario de Cristo, es cabeza de la Iglesia y es portavoz de la humanidad, especialmente cuando se trata de pedir que el hombre viva un cristianismo de hechos y no sólo de palabra.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (794 Kb)      |       PDF (392 Kb)



Caricatura


Sociales

EMBAJADOR DE MÉXICO CULMINA SU MISIÓN EN BOLIVIA

Ximena Trugeda y el embajador de México, Armando Arriázola Peto-Rueda.