Roberto Gómez Bolaños: ¡la inocencia que se marchó!

Juan Bautista Del C. Pabón Montiel

La humildad es un estado del alma. Se nace humilde e inocente; otros conquistamos la humildad con grande esfuerzo. Pero la ingenuidad de seguir siendo niño, inocente y travieso y transmitirlo con las expresiones del rostro y la palabra, es de contadas personas.

Roberto tomó sus alas de niño-grande y retornó allá a la eternidad, lugar donde todos los seres nobles, altivos y generosos moran, sobre nubes acunando las risas de su público que hace poco lo despidió entre lágrimas y una lluvia de aplausos en el estadio Azteca, colmado por los niños (as), mujeres y viejos que aún sonreímos ante este grande del humor, del encanto de la vida, de la unidad de la familia y del perdón en la Pascua de la Natividad del Señor.

En el título del presente comentario sosteníamos que: ¡La inocencia que se marchó!, refiriéndonos a la persona material, al humano mortal. El legado de Roberto Gomez Bolaños es inmenso, generoso y con mucha misericordia, por el don divino que tuvo en vida este distinguido dramaturgo, guionista, director y formador de sus actores. Fue un varón polifacético, completo para el difícil arte de interpretar actos, palabras y arrancar sonrisas o lágrimas personificando al Chavo del Ocho.

Y encontramos paralelos con otro grande mexicano, Mario Moreno, Cantinflas; ambos personajes interpretaron papeles de niños, de personas llenas de anhelos y esperanzas, trabajando por los más menesterosos gratuitamente y quedándose con las manos vacías luego de cumplir con sus obras.

Confesamos, amables lectores del Decano de la Prensa Nacional, que lloramos sin contener las emociones por la grande pérdida de Roberto, y que conste que viejos solemos verlo y lo seguiremos viéndolo para pasarla en grande y seguir siendo niños en el corazón, que a muchos les falta ponerse de rodillas y hacerse niños.

Final: un adiós a Roberto Gomez Bolaños quiere decir vaya con Dios.

Puerto Suárez - Santa Cruz, Bolivia.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (790 Kb)      |       PDF (268 Kb)



Caricatura


Sociales

ÓPERA RIGOLETTO DE GIUSEPPE VERDI

Juan Carlos Calderón, Rosario Chacón y Alberto Zuazo.

SERENATA AL BENI

Eduardo Chávez.