[Severo Cruz]

Para allanar los caminos de la concordia


 

Bolivia siempre estuvo dispuesta a intercambiar con Chile ideas, criterios y proyectos sobre diferentes tópicos inherentes a la problemática de ambos países, para construir puentes de amistad, que redunden por la paz y la tranquilidad, en la región.

“Mi pedido es que trabajemos con mucha actualidad, a ver si ahora podemos retomar estas negociaciones que hicimos (sobre el uso de las aguas del Silala). No se trata de vender agua, sino de cómo más bien repongan de alguna manera todo lo que aprovechó Chile con el tema del agua”, manifestó el dignatario de Estado boliviano, en Potosí, en una conferencia de prensa (EL DIARIO, martes 11 de noviembre, de 2014).

En consecuencia la predisposición de retomar el diálogo, uno que permita avanzar en temas específicos de carácter bilateral, no fue tomada en cuenta por quienes representan, actualmente, a La Moneda. Éstos han optado por la confrontación, utilizando consignas antibolivianas a nivel mundial, que no hace más que profundizar la animadversión.

Quizá no le conviene al vecino volver a la mesa del diálogo, porque estaría muy atareado por el afán de tergiversar la demanda boliviana planteada en La Haya. Para él lo prioritario sería esa labor y no el diálogo con Bolivia.

El ofrecimiento respectivo, como sabemos, no incluía el tema marítimo, por evitar suspicacias chilenas. Ni con este planteamiento se pudo sensibilizar a la nación transandina para que se pronuncie a favor del diálogo.

Chile ha utilizado permanentemente el recurso del diálogo en consonancia con sus intereses. Es decir cuando le aprieta el zapato pide diálogo y cuando no tiene esa sensación se olvida de él.

Ahora Chile está obstinado por defender, contra viento y marea, el Tratado de 1904, suscrito bajo una presión psicológica y de las armas. Entonces, hagamos memoria, corría el rumor, alimentado por ciertos chilenófilos, de que si Bolivia no firmaba ese acuerdo, Chile estaría preparado para invadir territorio patrio. Estas versiones amedrentaron no sólo a gobernantes sino a gobernados del país.

Chile no tuvo ni tiene la intención de reparar el enclaustramiento marítimo boliviano que fue provocado por él con la devastadora invasión de 1879. Por ello siempre ha recurrido a la argucia, en tiempos democráticos y dictatoriales, en el tratamiento de este tema.

“De Chile hay que temerlo todo. Bolivia no debe olvidarlo, si quiere salvarse de los gravísimos peligros que la amenazan. Del Perú nada hay que esperar como favor. Sobre estas bases debe tomar pie la política boliviana para trazar su camino, en vista de sus propios intereses, llevándose por lo demás honrada y amistosamente con todos sus vecinos”, ha escrito Daniel Salamanca, en la década del 20 del siglo pasado (David Alvéstegui: “Salamanca – Su gravitación sobre el destino de Bolivia”, 1958, pág. 455).

En suma: el diálogo es el mejor instrumento para resolver las diferencias y allanar los caminos de la concordia.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (773 Kb)      |       PDF (393 Kb)



Caricatura


Sociales

"PARADIGMAS CONTINUOS" EN EL MUSEO SAN FRANCISCO

Teresa Aneiva, María Daniel Balcázar, Javier Sánchez de Lozada y José Luis Ríos.

V ENCUENTRO CON LA NUTRICIÓN PARA UNA VIDA ACTIVA

Karem Gandarillas, Palmira Fessy, Ricardo Mendoza, Clemencia Siles y Brenda Nattez.