[Jorge Espinoza]

Comibol y sus vaivenes


 

La nacionalización de las minas y los bienes de Patiño, Hochschild y Aramayo (DS 3.223 de 31/10/52), formaron la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) con 24 minas en trabajo, 1.622 concesiones con 75.247 hectáreas, el ferrocarril Machacamarca-Uncía, plantas hidroeléctricas, edificios, casas, fincas, etc. Pronto se añadieron las minas Corocoro y Santa Fe. Comibol fue entonces la empresa más grande e importante del país, de la cual dependía su economía. En 1956 sus exportaciones representaron el 75% de las exportaciones mineras y el 72% de las exportaciones del país. Toda una corporación.

Minas empobrecidas y bajos precios de minerales causaron el cierre de las minas Pulacayo (1959), Kami (1962) y Bolsa Negra (1963). Sumados el excesivo personal, la mala administración y la exagerada injerencia sindical, provocaron pérdidas cada vez mayores (799 M$us entre 1981 y 1985) que hacían su situación insostenible. El golpe de gracia fue el derrumbe del precio del estaño en octubre de 1985, que hizo que Comibol (que producía la libra de estaño en 10 $us y la vendía en 2,48 $us), paulatinamente cerrara sus minas y las dé en contratos de arrendamiento y riesgo compartido a cooperativas y empresas privadas. A partir de 1986 despidió a más de 24.000 trabajadores. Al final sólo operaban Huanuni y Colquiri.

El DS 21.060 (29/05/85) emitido poco antes del derrumbe del estaño, descentralizó Comibol, le traspasó las fundiciones de Vinto y Karachipampa, eliminó la pulpería barata y creó la Empresa Minera del Oriente, dependiente de Comibol, para explotar el hierro del Mutún, que resultó en un fracaso, como antes había sucedido con Sidersa.

La Ley de Minería 1.777 (17/03/97) promulgada en época de precios bajos, no permitió a Comibol realizar labores de explotación, reduciéndola al papel de controlar sus contratos mineros. En marzo de 2000 Huanuni y la fundición de Vinto fueron dadas en contrato de riesgo compartido a la empresa Allied Deals y en abril de 2000 Colquiri a la empresa Comsur en contrato de arrendamiento. En la época que CComibol sólo administraba sus contratos no hubo pérdidas, pero sus ingresos pudieron ser mayores con contratos más ecuánimes.

En 2002 Allied Deals entró en quiebra, por lo que para que Comibol vuelva a operar Huanuni se promulgó la Ley 2.400 (24/07/02). Para solucionar el enfrentamiento entre cooperativistas y trabajadores sindicalizados en octubre de 2006, se decidió incrementar el personal de 1.000 a 5.000 trabajadores. La Ley 3.720 (31/07/07) le permitió nuevamente a Comibol participar en toda la cadena productiva minera.

A pesar de los factores negativos ya experimentados en el período anterior: mala administración, excesivo personal y demasiada injerencia sindical, se volvió a incurrir en ellos. Además la coyuntura de la notable elevación de los precios de los minerales a partir de 2005, resultó una mala consejera, pues hizo que se emprendiera varios proyectos sin sustento técnico.

Se reactivaron las fundiciones de bismuto en Telamayu y la de plomo y plata en Karachipampa. La primera resultó un completo fracaso y la segunda funcionó dos meses desde su inauguración el 3 de enero de 2013 (continúa parada desde el 3 de octubre). Por sus características tendrá pérdidas operativas así opere normalmente.

El proyecto de la producción de carbonato de litio y cloruro de potasio en el Salar de Uyuni no funciona pese al notable retraso. Mi reiterada observación acerca de que la evaporación solar no funcionará para producir carbonato de litio no ha sido refutada.

La planta hidrometalúrgica de Corocoro produce cobre electrolítico de alta pureza, pero sólo algo más de la tercera parte de lo proyectado y como trata minerales de cooperativas (en principio la alimentación sólo debía ser de desmontes que prácticamente no tenían costo), su situación económica es incierta.

Se construyó un nuevo ingenio en Huanuni con capacidad diaria de 3.000 toneladas, que debió estar ya operando en abril pasado, pero la mina no está ni remotamente en condiciones de extraer ese tonelaje, lo que imposibilitará el funcionamiento del horno Ausmelt en Vinto, cuya capacidad (18.000 TMF/año de estaño) requiere que Huanuni aumente drásticamente su producción de estaño.

Por la caída de precios de minerales, Huanuni arrojará pérdidas este año (que luego pueden incrementarse) y Colquiri que todavía produce utilidades, pese al incremento de su personal de 500 a 1.200 trabajadores, dependerá de los futuros precios.

¿Qué utilidades dan sus operaciones y sus contratos de asociación? ¿Qué utilidades darían Huanuni y Colquiri en contratos?

A diferencia de cuando se inició en la producción, ahora Comibol opera apenas dos minas y una pequeña planta, que representan menos del 10% de las exportaciones mineras; muy poco para su excesiva burocracia corporativa. En cualquier compañía minera lo más importante es la producción de minerales y para ello se necesita minas. Ninguna reestructuración funcionará si no se produce más y se administra mejor, el resto (servicios, comercialización etc.) es secundario.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (773 Kb)      |       PDF (393 Kb)



Caricatura


Sociales

"PARADIGMAS CONTINUOS" EN EL MUSEO SAN FRANCISCO

Teresa Aneiva, María Daniel Balcázar, Javier Sánchez de Lozada y José Luis Ríos.

V ENCUENTRO CON LA NUTRICIÓN PARA UNA VIDA ACTIVA

Karem Gandarillas, Palmira Fessy, Ricardo Mendoza, Clemencia Siles y Brenda Nattez.