PIB 2014: óptica del Gobierno y preocupación de algunos privados

Samuel Castellón Arce

En cuanto a la expansión del Producto Interno Bruto (PIB), si bien dice el Gobierno que en el segundo trimestre hubo una desaceleración, habrá un cambio de ritmo y se reajustará en los próximos meses, para llegar al 5.7%.

La meta del 5.7% para el 2014 parecería estar en contradicción con otro índice que hasta antes de 2011 señala un estándar de crecimiento por 9 años: “Bolivia es Plurinacional constitucionalmente y ahora de facto con programa TecnoSocialista 2015-2025 y posee una Constitución Política del Estado a favor de la gente y sus empresas e instituciones. Esta CPE proporciona incentivos para la apropiación paulatina de las riquezas del país por parte del Estado boliviano, con deberes y derechos claramente establecidos para la recuperación estatal de los recursos naturales y energéticos. Por tanto Bolivia crece aproximadamente 7% cada año desde hace 9 años”. (Ricardo Ángel Cardona - “Elecciones en Brasil y el Modelo Evista en UNASUR”).

Un indicador de los alcances porcentuales y de forma sostenida, 7% de crecimiento anual del PIB y desde hace 9 años (…), como se lee, no parece ser tan cierto, pero algunos analistas así lo registran. De acuerdo con el índice de crecimiento del PIB, 5.7%, el FMI y la CEPAL consideran que Bolivia liderará en 2014 por segundo año consecutivo el crecimiento en América Latina, pese a la caída del precio de las materias primas. (LR 26/10/14).

Frente a esta posición de la política económica que conduce el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, en lo que respecta al PIB y la base de factores que destacan la actual estabilidad y la que “seguirá en el largo plazo”, los empresarios que dirigen el desarrollo del sector privado señalan con mucha preocupación el hecho de que “la economía es altamente vulnerable cuando se depende de ingresos de hidrocarburos”. Sugieren una serie de acuerdos entre los privados y el Estado, que estén llamados a facilitar un mejor desempeño del sector industrial, y muestran su temor, como ya alguna vez se había comentado, porque “en el país hay indicios de la enfermedad holandesa”. (LR, 02/11/14).

Las causas de la desaceleración durante el segundo trimestre (dice el Ministro del ramo), se debieron a las inundaciones en el Beni, afectando al sector del transporte, a las telecomunicaciones y al normal desenvolvimiento de las actividades económicas de algunas poblaciones. Pero la reducción del PIB principalmente tiene su efecto en la disminución de las exportaciones mineras y la reducción sostenida de los precios en el mercado internacional. A esto hay que sumar el “descenso importante” de las materias primas como el petróleo (Armando Álvarez, analista).

Notamos en la mente del Ejecutivo que los efectos adecuados para sus estimaciones se basan en indicadores que posibilitan declarar con certeza que la estabilidad económica y la formación de las reservas, dan al país la oportunidad de hacer planes, no sólo a largo plazo, es decir 20 o 30 años. Se ha fijado la tarea de operar con volúmenes de bonos en moneda nacional (Bs) hasta por 100 años.

Para una confirmación de estos alcances y sobre la base de un crecimiento económico sostenido, cerrando 2014 con 5.7%, deberíamos ser ilustrados con la exposición veraz de si este crecimiento obedece al manejo de indicadores que están tratando el PIB para cada uno de los trimestres pasados y para el que viene para cerrar con un PIB NOMINAL, ¿o es un PIB REAL? ¿Manejamos precios corrientes o precios constantes?

Al margen de estas deficiencias de entendimiento por parte de los ciudadanos, el mío en particular, el crecimiento de la economía, en el caso de Bolivia y para lo venidero, como condición primaria, será producir bienes y servicios finales y no estar comprometidos única y exclusivamente a producir gas y exportarlo; del mismo modo que los minerales, con precios actualmente interesantes que nos permiten contar con una posición (meta) de crecimiento de un PIB en 5.7%, según el Gobierno, al cierre de 2014.

Para lograr este índice y a la postre mejorarlo, se hace necesario ingresar en la etapa de industrialización, para dejar de ser, como señalan algunos tratadistas, satélite de países vecinos o de ultramar, porque debe llegar el momento en que nuestros productos finales exportados tienen que mostrar nuestras propias etiquetas.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (849 Kb)      |       PDF (479 Kb)



Caricatura


Sociales

KRIS PROMUEVE LA GASTRONOMÍA NACIONAL

Arturo Miranda, Ana María Gomes, Iván Dorado y Valeria Bacarreza.