[Raúl Pino-Ichazo]

La justicia, termómetro de la aplicación correcta del Derecho


 

Siempre se calificó de justo y legítimo lo que fue ordenado por la ley; tal es la esencia de la justicia y su antinomia es la estructuración de la corrupción y que los contenciosos jurídicos no se conduzcan según el procedimiento, ya que la mayoría de los que imparten justicia ya tienen el alma corrompida por el mercado de influencia y de prebendas, las cuales no se animan a rechazar dignamente por la pasión de la codicia, reservándose, con esa actitud, el condigno castigo para el futuro.

Cuando los fiscales son experimentados, diligentes y humanos, cargados con el peso agradable del conocimiento, tienen como misión primordial averiguar, comprobar y realizar las necesarias presunciones in situ para obtener de lo conocido lo desconocido, que apunta la aproximación a la verdad. Averiguar a profundidad los situaría en el ámbito de la solidaridad con los derechos del presunto imputado, y esa difícil tarea los libera del cargo de conciencia y el remordimiento de no haber agotado las vías de comprobación de los indicios existentes.

Aquí en Bolivia los fiscales no realizan esta inderogable obligación sino que buscan rápidamente imputar para que se inicie el contencioso. Entonces, no son fiscales en el sentido estricto de la acepción, que tiene su origen etimológico en la fiscalización que, en la práctica, es abstraer, dividir los hechos y analizarlos uno a uno, hasta estar convencidos de la veracidad, es decir realizar la separación mental de las circunstancias del hecho y sus relaciones con los objetos.

De esta forma inteligente se estructura la separación como el resultado, y en este proceso es imprescindible que el fiscal haga caso omiso de las posibilidades subjetivas del ser humano. No sucede esta situación ideal para la justicia en Bolivia, pues los fiscales sólo visualizan como objetivo inmediato la imputación, a sabiendas de que no se ha realizado prolijamente todo el proceso obligatorio que se detalla. Ahí, casi con certeza meridiana, reside la injusticia en la justicia.

Cuando se trata de elaborar una sentencia, los jueces, en penosa mayoría, se dejan alucinar por la retórica aduladora que utilizan numerosos abogados, además de la pluralidad de testigos dispuestos a declarar lo que se les prescribe.

La pertenencia inherente a la justicia debe demostrar todo juez en sus juicios y resoluciones, y por ello ningún mal se acarrearan, si son realmente hombres de bien y se consagran a la práctica de la virtud de aplicar la norma jurídica en su correcta interpretación, siguiendo lo que prescriben nítida y perceptiblemente los condicionantes de la lógica jurídica formal: estudiar, examinar, fundamentar y sistematizar la norma jurídica.

Una práctica cotidiana y disciplinada que hará vivir a los jueces con un sentido de pertenencia a la justicia es la conciencia moral y su proceso que es inevitable en todo ser humano. Con ello estos jueces ideales, pero a todas luces posibles, preferirán inquebrantablemente sufrir una injusticia antes de hacerla. Así, no sólo es una aspiración teleológica parecer un hombre de bien, sino serlo en realidad, tanto en público como en privado, siendo preciso que los jueces huyan de toda adulación, tanto respecto a sí mismos como respecto a los demás y jamás deben dejarse embelesar por la retórica aduladora y vacía de contenido y pruebas, que es tan frecuente en los tribunales de Bolivia y Sudamérica y cuyo origen es la ausencia de formación profunda en el Derecho, la ética y la deontología.

La retórica se la puede utilizar siempre en sujeción estricta a la norma jurídica, a las exigencias de la prueba y en obsequio a la justicia, siendo incontestable la dimensión de importancia que asume un profesional en leyes cuando se lo enviste con la calidad de juez. Y es que decide sobre el destino del prójimo, que le impele a vivir y morir en la práctica y aplicación correcta de la norma jurídica y la demás virtudes que deben concurrir ineluctablemente en un juez.

Por ello, si el Derecho constituye el orden de la comunidad, es tarea de la justicia tenerlo a salvo y restablecerlo cuando no forman una ordenación verdadera e idónea de la justicia. Esto último sucede en la actualidad en nuestro país, por la pereza o falta de conocimiento jurídico de los asambleístas que no incorporan, como una obligación inderogable, las diferentes modificaciones modernas que se crea en los diferentes códigos sustantivos, precisamente por la presión de las sociedades modernas y de la juventud.

Esta negligencia y no otra, es consecuencia de disponer de códigos desfasados en función a la necesidad de la población y sobre todo del estamento de la juventud, que hoy enfrentan exigencias existenciales muy difíciles y complicadas que trastornan sus vidas, como: las drogas, el narcotráfico, la trata de blancas, alcoholismo, abortos, opción de género, ausencia de diálogo intrafamiliar, presencia de la violencia y altísima competitividad universitaria y en el ejercicio de la profesión y finalmente suicidios; espectro totalmente diferente y aterrador a la paz que reinaba en los espíritus de los jóvenes de hace 40 años o menos.

La retórica aduladora y falsa que deben desterrar los abogados en los juicios orales y también en los escritos, conducirá a fundamentar las defensas y propugnaciones sin concesiones que les hagan perder de vista la finalidad suprema, que es hacer prevalecer en su espíritu la diligencia en buscar los medios para que esa justicia consolidada en los códigos tenga siempre prevalencia; haciendo nacer con esa sabia actitud la confianza de la población en la justicia como valor absoluto para el reforzamiento del orden social.

El autor es Abogado Corporativo, postgrado en Arbitraje y Conciliación.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (784 Kb)      |       PDF (361 Kb)



Caricatura


Sociales

XCVIII ANIVERSARIO DE AMIGOS DE LA CIUDAD

Antonio Iriarte, Víctor Hugo García y Miguel Vélez Ocampo.

PRESENTARON EL LIBRO "PIDO LA PALABRA"

Anja Dargatz, directora del FES, y Edson Hurtado.