Del libro de Eclesiastés

Gozar la alegría de la vida, pero no olvidar el juicio de Dios

(Cap. 11).

 

Echa tu pan en las aguas,

que después de mucho tiempo lo hallarás.

Divídelo en varias partes:

si un empresa falla, quizá otra te irá bien.

Cuando la nube se carga de lluvia,

La vuelca sobre la tierra.

Y el árbol que cae hacia el norte o al sur

allí quedará.

El que al viento mira, no sembrará;

y quien observa las nubes, no segará;

(quien nada arriesga, nada podrá conseguir).

¿Acaso sabes por qué camino

entra el espíritu en el cuerpo?

Así tampoco conoces la obra de Dios,

Que todo lo hace.

Siembra bien temprano tu simiente,

Y por la tarde no dejes reposar tu mano,

Pues no sabes qué simiente vendrá bien:

Si la de la mañana o la de la tarde,

O bien entrabas.

Dulce es la vida,

Y agradable para los ojos ver la luz del sol.

Aunque el hombre viviere muchos años,

y los haya gozado plenamente,

piense en los días de tinieblas, que serán muchos;

y recuerde que cuanto sucede es todo vanidad.

Alégrate, pues, en tu mocedad,

y goce tu corazón

durante tu juventud;

pero ten presente que de todo esto

ha de pedirte cuenta el Señor.

Echa la tristeza fuera de tu corazón,

porque la juventud es la estación alegre;

pero piensa que la juventud pasa como un soplo

y tanto ella como el placer son cosas vanas.

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

JPG (429 Kb)


Publicidad

Sociales

CUMPLEAÑOS

El cumpleañero junto al embajador de España Ángel Vázquez.

GRABADOS DE ANA BARROSO Y FERNANDO PANTOJA EN EL ESPACIO PATIÑO

Edgar Arandia durante la presentación de la muestra.


Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:8.67 Bs.
1 UFV:1.99442 Bs.

Impunidad