[Jaime Martínez]

Relaciones exteriores


 

Todo país necesita relacionarse con los otros estados para poder vivir en el mundo de hoy de una manera amplia, complementaria y segura; en efecto, al establecer lazos de unión con las otras naciones se aumenta la dimensión de la presencia de un país en el contexto internacional, puesto que se sale, sin moverse, del ámbito nacional mediante el envío de embajadores a otros países, y al recibir a los ajenos y acreditarlos ante nuestro Gobierno se ha extendido la presencia e influencia de un Gobierno sobre los otros, lo cual permite realizar negociaciones rápidas y eficaces que le ayudan a encaminar, y aun realizar los objetivos económicos, sociales, políticos y de otra naturaleza de un Estado con otro, o con los otros.

De ahí la importancia de las relaciones diplomáticas de Bolivia con el mundo, las cuales deben ser manejadas con mucho cuidado para evitar deslices que entorpezcan o paralicen el avance de la presencia de nuestro país en el contexto mundial; y peor, si por el mal manejo de la política exterior nos aislamos y perdemos oportunidades de avance en la consecución de nuestros objetivos nacionales.

Establecer relaciones con todos nos permite ampliar la fuerza de nuestras políticas exteriores, conseguir amigos o aliados que nos permitan hacer conocer claramente, de manera fundamentada, las razones que tenemos para solicitar esto o aquello; y de esta manera tener presencia efectiva en muchas partes a la vez. Bolivia ya ha logrado mancomunarse con grupos de naciones, pero lo ha hecho privilegiando el criterio ideológico del actual Gobierno antes que mirar, defender y extender el interés nacional por encima de la ideología, de la animadversión de éste o aquel personaje de gobierno, con esta otra visión de política, de gobierno o mercado.

De ahí que sea necesario revisar seria y conscientemente la realidad de nuestras relaciones diplomáticas, especialmente con los Estados Unidos, por la importancia que este país tiene en el mundo, en diferentes aspectos. Recordemos que en los peores años de la “guerra fría”, tanto EEUU como la URSS mantenían relaciones diplomáticas de muy alto nivel, y que esa relación era tan fluida, que tenían líneas telefónicas permanentemente abiertas y seguras para comunicarse rápidamente entre ambos jefes de gobierno, sin fijarse solamente en la tremenda diferencia de sus ideologías y de sus intereses de dominar el mundo. Esos niveles eran manejados paralelamente mediante espías, etc.

Pero por encima de todo eso predominaba el criterio del bien común en los gobiernos de ambos países; tanto es así, que de esta manera, durante la crisis de los misiles instalados por los soviéticos en Cuba, y que puso al mundo al borde una guerra nuclear entre ambas potencias, tanto Kennedy como Krujchov pudieron negociar de manera directa, evitando de esta manera la tremenda mortandad de millones de rusos, norteamericanos y gente de todas partes, con la posibilidad de la destrucción del mundo entero. Lo cual nos muestra la necesidad de mantener relaciones, aun con el enemigo.

Gobernar no es lo mismo que mandar. Gobernar es organizar las fuerzas del Estado para desarrollar y realizar los objetivos nacionales, aquellos que les hagan bien a los habitantes de un país y potencien la fuerza de esa nación. Por lo tanto, es una actividad racional, serenamente pensada, equilibradamente desarrollada y llevada a la práctica por un conjunto de personas que se controlen entre sí. De ahí que el autoritarismo esté en contradicción plena con ese criterio de buen gobierno. Mandar es imponer, muchas veces caprichosamente, el criterio del superior al subordinado, del jefe al empleado; es una manera irracional y arbitraria de concebir tanto la autoridad como el mando, y peor si se concibe el gobierno de esta manera.

Desgraciadamente, en nuestro país muchas veces se ha gobernado de esa manera, y ha habido rupturas diplomáticas más hormonales que racionales; ha habido decisiones con las cuales se quiere demostrar que quien se halla encabezando un Gobierno hace lo que quiere, como decía Mariano Melgarejo: “el que manda, manda; y pistolera en el cañón.” Y eso es negativo para todos los países.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (819 Kb)      |       PDF (450 Kb)



Caricatura


Sociales

"SAN PEDRO TESTIGO DE LOS TIEMPOS" EN LA FERIA DEL LIBRO

María Soledad Cuiza, la historiadora Claudia Rivera, el director de Patrimonio del Ministerio de Culturas, Marcos Michel y las editoras María Angélica Kirigin y Esther Aillón.

ANTONIO SAAVEDRA ANALIZA EN UN LIBRO EL VULCANISMO EN BOLIVIA Y SU POTENCIAL ECONÓMICO

El académico de Número y ex presidente de la Academia Nacional de Ciencias de Bolivia, Antonio Saavedra Muñoz.