Un mal que persiste: la tuberculosis

Yuri Mirko Ríos Madariaga

 

En octubre de 2008, expertos en salud de la Sociedad para la Conservación de la Naturaleza presentaron en Barcelona ante la cuarta edición del Congreso Mundial de Conservación, una sorprendente lista de 12 enfermedades bacterianas, virales y parasitarias que amenazan con expandirse a nuevos lugares en todo el planeta por efecto del cambio climático, identificando a la tuberculosis como una de las más temibles.

El agente biológico responsable de provocar la tuberculosis se denomina Mycobacterium tuberculosis o simplemente bacilo de Koch, una bacteria en forma de barra o bastón que se colorea de rojo-fucsia cuando se emplea una tinción específica para observarla e identificarla mediante el uso de un buen microscopio.

Existe la percepción de que la tuberculosis sólo se produce en países pobres o personas pobres, pero es una creencia errónea. Esta enfermedad no discrimina entre niveles socioeconómicos, profesionales o educativos, tampoco distingue fronteras, cualquiera puede contraerla. Cuando un enfermo habla, ríe o estornuda, arroja por la boca diminutas gotas de esputo que contienen estos bacilos infecciosos que se diseminan a su alrededor, aunque un rasgo característico es la persistente tos que le acompaña por más de dos semanas. La enfermedad en sí corroe el organismo desde dentro y devora lenta, pero constantemente, el tejido vivo. En la actualidad se estima que dos mil millones de personas, ¡un tercio de la población mundial!, son portadores asintomáticos de esta bacteria y quizás nunca lleguen a saberlo.

El bacilo de Koch -vuelvo a recalcar- puede infectar a cualquier persona en cualquier lugar, incluso a personas que se encuentran en perfecta forma física. Quien escribe estas líneas trabajó alrededor de cuatro años en una región endémica (provincia Caranavi), procesando casi a diario muestras de esputo, muchas de ellas altamente infecciosas. Es decir, una parte de mi trabajo consistía en hacer baciloscopías, una técnica económica y eficiente para el diagnóstico rápido y el control del tratamiento de la tuberculosis pulmonar, en especial la del adulto.

La reacción bien organizada de mi sistema inmunológico (sistema defensivo) -sin duda- jugó un papel trascendental que impidió el desarrollo de esta enfermedad. No obstante, al igual que muchos profesionales de salud, seguramente convivo con este ser microscópico que sólo espera que se le dé una oportunidad para que se multiplique y logre desencadenarla. Las probabilidades aumentan cuando se vive en hacinamiento y no existe una balanceada nutrición que incluya proteínas, lípidos, carbohidratos, vitaminas y minerales en los alimentos.

Ahora bien, el clima caluroso y húmedo de los Yungas de alguna manera prolonga la sobrevivencia del bacilo de Koch; esto no ocurre con el frío seco altiplánico y su intensa radiación ultravioleta que en corto tiempo lo exterminan. La creciente población yungueña compuesta de un gran porcentaje de colonizadores venidos de tierras altas, al internarse en tierras bajas experimenta en primer lugar bruscas variaciones medioambientales. Luego la falta de una adecuada alimentación, junto al extenuante trabajo que ejercen en sus campos de cultivo, son elementos que suman y favorecen el contagio, desarrollo y propagación de la enfermedad.

La tuberculosis puede esconderse en nuestro organismo durante semanas, meses o décadas, es una de las razones de su increíble tasa de infección a nivel mundial. Aproximadamente ocho millones de personas enferman de tuberculosis cada año y de ellas mueren alrededor de dos millones en similar periodo, sin embargo, en muchos países la tuberculosis aún se considera una enfermedad del pasado. Según datos epidemiológicos, es la enfermedad que más muertes ocasiona de todas las dolencias infecciosas, pero curiosamente casi no llama la atención. Algo importante a tomar en cuenta es que es prevenible y curable. En la actualidad se sabe que los enfermos deben ingerir diferentes clases de fármacos todos los días durante seis meses para destruir esta letal bacteria. El abandono del tratamiento equivale a dejar que este microorganismo adquiera resistencia. En los últimos años nuevas cepas resistentes se han extendido e infectado a más humanos.

Según la Sociedad para la Conservación de la Naturaleza, con el cambio climático fruto de las excesivas emisiones de gases de efecto invernadero (dióxido de carbono y metano) procedentes de nuestras actividades, la pandemia de la tuberculosis empeorará.

Por consiguiente, un desastre que hará estremecer a todos se avecina, pese a ello la lucha continúa.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (691 Kb)      |       PDF (334 Kb)



Caricatura


Sociales

CUMPLEAÑOS

Sonia Méndez, Roxana Canedo, Mary Carmen García y Susana Urquidi.

PAUKER AHORA EN EL VENTURA MALL

José y Rosario Pauker rodeados por las magníficas, Pablito Manzoni y otros invitados.