La docencia es conectarse con el espíritu del educando


 

Cuando uno vive la docencia todos los días se podría inferir que es labor sin dificultad, establecer un perfil nítido de esta polivalente figura universitaria y de postgrado, habidas las constantes mutaciones en los esquemas de la docencia superior, todo lo contrario, no es tarea fácil. Todavía es indefinido su perfil administrativo en el que convergen heterogéneas funciones de docencia, de investigación, administrativas y añadidas, por el tiempo, otro cúmulo de circunstancias; creación y organización, relación interdisciplinaria en el plano científico, aparición de otras categorías de profesorado y un sinnúmero de reglamentaciones que no han contribuido ciertamente a clarificar y exaltar, sino difuminar la imagen tradicional del catedrático, protagonista estelar de la educación superior y piedra angular que confiere consistencia a todo sistema educativo.

No basta que el catedrático universitario sea solamente el que enseña, aunque es imprescindible ejerza esta condición con competencia y dignidad en la formación de aquellos que mas tarde se incardinarán en la vida profesional y científica, sino que es su misión la de percibir con singular atención las vocaciones de los que quieran seguir la docencia y además estimularlas.

Ser consciente que el catedrático al más alto nivel de su función, ha de crear a su vez, nuevos maestros, exige en el clima superior universitario que el docente tenga una acendrada vocación investigadora para que el binomio enseñanza-aprendizaje, al cual debería añadirse la investigación para que se transforme en una trilogía, se revelen nuevos valores como peldaños de una escalera.

La categoría humana del catedrático es condicionante excepcional en el acontecer universitario que lo inclina a ser formador de buenos profesionales con proclividad a saber más allá de lo rutinario y animador-creador de una acusada tendencia científica en los estudiantes. Se debe lograr lo esencial en las funciones del Catedrático, que se resumen en: gestión, profesorado (enseñanza-docencia), investigación y la más noble: su calidad de maestro.

En el catedrático-gestor se concentra un equipo de trabajo con actividades docen-tes e investigadoras. En ellas se incluyen, además del catedrático, los profesores titulares, ayudantes y personal administrativo, que constituyen sus recursos humanos y los materiales son las oficinas, instalaciones, equipos audiovisuales, acervo biblio-gráfico y ciertos fondos financieros.

La cátedra es una pequeña empresa inserta en otra mayor cual es la universidad, donde surgen los clásicos problemas de gestión como ser la planificación, organización, coordinación, recursos y relaciones con las instituciones universitarias y otros. Esto clarifica que los que prestan el servicio de enseñanza son los profesores, mientras que los usuarios son, en estricto sentido, los estudiantes y estos tienen el derecho de exigir que el servicio se desa-rrolle de la manera más eficiente posible y que la enseñanza se imparta en optima forma, así el catedrático no podrá declinar su responsabilidad en los aspectos precitados que le exigen amplio sentido de previsión y organización, capacidad de mando, tacto, decoro y discreción.

En el catedrático-profesor emana la do-cencia como su función mas característica, la mas destacada y la mas exigible al cate-drático, independiente de su conocimiento digno y de nivel adecuado de la disciplina o materia, de su lugar en el conjunto de ciencias, de su evolución, sus relaciones con las demás ciencias y sus aplicaciones, el catedrático deberá disponer de unas elementales condiciones pedagógicas, ca-pacidad para la comunicación oral y escri-ta, aptitudes en el trato y relaciones huma-nas. Aquí se debe reconocer que no hay normas concretas ni fijas sobre lo que es perfecto en la enseñanza como le sucede a la conducta moral, porque lo mejor en la vida humana es siempre lo que sea eficaz, y esta cualidad no depende de las normas sino del modo de aplicarlas que ingresa al ámbito humano; así un plan de enseñanza irreprochable en manos de un profesor incapaz no sirve para nada, ni las mejores leyes son útiles cuando las aplica un juez incompetente.

Estadísticamente son innumerables los educadores excelentes que por propia ini-ciativa hicieron una profunda labor educa-tiva con métodos insuficientes y los ciuda-danos, profesionales que dejaron tras si una conducta intachable y luminosa, ade-más de ejemplar sin atenerse a una ley escrita. Corrobora a esto el insigne filósofo Gregorio Marañón, cuando determina que “el coeficiente subjetivo es lo primordial en la enseñanza o en la educación profesio-nal o social”. Este coeficiente encuentra sus raíces las acendradas en la vocación individual o proclividad en el ejercicio de la actividad docente, que es algo muy pare-cido al amor que exige exclusividad en el objeto amado y desinterés absoluto en servirlo.

El catedrático-investigador es insepara-ble con la auténtica vocación docente y del espíritu investigador que significa ampliar el campo del conocimiento de la materia impartida y la imperativa necesidad de vi-talizarla abriendo nuevos derroteros cientí-ficos, de esta forma se enlaza la cátedra con los programas estatales y empresaria-les en sus urgencias específicas estructu-rando las anheladas relaciones Universi-dad-Sociedad, de cuya vigencia se pro- mueve la labor creadora en investigadora en el estudiantado, especialmente en la dirección de las tesis doctorales y trabajos de investigación, asignándole sentido mo-derno y desmitificando la cultura excesiva-mente academista que produce distancia-miento con la sociedad.

El catedrático-maestro inviste la misión más noble, sin duda, la primordial, la inte-gradora de las restantes, aquélla que no explicitan los reglamentos: es la función del catedrático forjando seres humanos. Al catedrático se le reclama un talante huma-nista donde tiene prevalencia el gesto y la conducta, en sentido estricto, al saber. El catedrático para ser auténtico maestro de-berá elevarse a un ejemplo vivo de com-portamiento profesional, social y a un fami-liar para sus estudiantes, ya que para estos, el catedrático, independiente de su modestia personal, es el depositario de la cultura y de los más altos valores morales y sociales y que dejará huellas indelebles en sus jóvenes espíritus.

El catedrático debe esforzarse en su la-bor de docencia pero no conformarse con los ejemplos mayesticos que distancian, sino fomentando la convivencia y el diálo-go con los estudiantes, desembarazándo-se del formalismo pero conservando la autoridad, eliminando el sentido dogmático de la enseñanza que se base en testimo-nios de autoridad evitando la pasividad intelectual del estudiante por recibir sabe-res reelaborados; de esta forma se conse-guirá la creatividad del estudiantado, pre-parándolo al futuro profesional con la deontología adecuada a la realidad social.

Raúl Pino-Ichazo T., es Docente, Aboga-do Escritor.

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

JPG (563 Kb)


Publicidad

Sociales

NUEVA IMAGEN DE FLOR DE CAÑA

Los anfitriones Juan Carlos Alonso, Mauricio Solórzano y Adilson Prado.

CAMPAÑA FIDALGA DEDICADA A MAMÁ

Rafaela de Hinojosa, Ligia Estrada, Maydeline Vaca, Aleyda Saavedra y Thelma Pinaya.


Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:9.43 Bs.
1 UFV:1.94291 Bs.

Impunidad