[Paulovich ]

La noticia de perfil

Generales versus Sargentos


 

Como una demostración de que en nuestro infortunado país todos estamos contra todos, ahora resulta que los Cabos, Sargentos y sus mujeres marchan por nuestras calles protestando contra los Coroneles y Generales en una guerra que podría llamarse “la guerra de los Uniformados”.

Supe de esta noticia pintoresca a través de mi pariente espiritual, quien al hacerse presente en mi domicilio me saludó militarmente, o sea cuadrándose y llevando su mano derecha a su sombrero de chola cochabambina me dijo con voz clara y firme: “Con permiso de mi Compadre General, le saluda la viuda del Sargento Nemesio Racacha y solicita su permiso para ingresar en su Cuartel General de Potopoto, nombre anterior de Miraflores”.

Tratando de recordar algunas fórmulas militares que se utiliza en estos casos dije a la viuda del Sargento Racacha: “Dentre nomás, comadritay y comience con su tarea de informarme acerca de las noticias más importantes, o más pintorescas que se hubieran producido en nuestro “typical” país del disparate”.

Como ella seguía en posición de ¡firme!, solicitó de acuerdo con el reglamento militar ponerse a discreción, lo cual le fue concedido.

Ella me preguntó si podría sentarse para explicarme la situación de esta pintoresca “champa guerra”, respondiéndole irrespetuosamente que podría echarse si así le pedía su cuerpo, manifestándome la cochabambina que el Reglamento Militar es muy severo y que prohíbe echar el cuerpo a tierra sin haber sido impartida la orden por un superior, la cual no había sido dada aún.

La viuda del Sargento Racacha, o sea mi comadritay, comenzó diciéndome que desde siempre los militares adornados con estrellas habían discriminado a los que no tenía ninguna, tratando a éstos con menosprecio, obligándolos muchas veces a ejercer trabajos serviles, no sólo en el cuartel sino en sus domicilios privados, lo cual podría considerarse un abuso, siendo los Cabos y Sargentos tan útiles y patriotas como los “estrellados” y militares de mayor graduación.

Cansada de exponerme casos de abusos en contra de los Cabos, Sargentos y Suboficiales, me preguntó mi comadritay acerca de mi parecer sobre este conflicto en nuestras Fuerzas Armadas, y haciéndome el gil pregunté a la chica de Quillacollo si sabía quién comanda a nuestras Fuerzas Armadas, respondiendo la cholita que éstas se hallan comandadas por un Almirante que también comanda la Fuerza Naval, ocasión propicia para aclararle que verdaderamente no es así, pues sobre todos los Jefes Militares se encuentra el Capitán General de todas las Fuerzas, el presidente Evo Morales, quien, como todos sabemos, manda y ordena no sólo a los uniformados de las tres Fuerzas sino también a la Policía Boliviana, a la Central Obrera Boliviana, a los Cocaleros del Chapare, a la Corte Suprema de Justicia, a la Asamblea Legislativa, al Tribunal Constituyente, a las Bartolinas, y a la Contraloría General. Y a todo bicho caminante o volador.

Mi comadritay bajó la cabeza, se puso su sombrero de chola, me saludó militarmente y me ordenó prusianamente: “¡¡Subordinación y Constancia!!”, respondiéndole con entusiasmo: “¡Viva Bolivia, comadritay!”.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (691 Kb)      |       PDF (378 Kb)



Caricatura


Sociales

SEGAPAZ PRESENTÓ SU PROPUESTA ANUAL DE BODAS

Roxana de Gandarillas, Carmen Arriarán y Roxana Gandarillas.

AGREGADURÍAS DEL BRASIL APOYAN LA CARRERA PEDESTRE DE EL DIARIO

Cnl. Fernando Dias Herzer, agregado del Ejército del Brasil, y Alexander Marques Pereira, auxiliar del Agregado del Ejército del Brasil.