Mujeres que no sonrien


 

El mundo, aunque parezca hostil e indiferente, acogía la esperanza que tras la salida del poder del ignominioso régimen talibán, las mujeres afganas dejarían colgado para siempre el burka o sudario e ingresarían a una vida normal, soberanas en su libertad. Para mal de la humanidad sensible la situación no cambió y la realidad apunta inequívocamente que se suplantó un régimen fundamentalista a ultranza por otro similar, la Alianza del Norte, tan brutal, cruel y misógino (fobia a la mujer), como el talibán.

Las mujeres continúan viviendo o mejor, sobreviviendo sin derechos en un país que a vista de la comunidad internacional desarrolla un “gobierno democrático”, la Alianza, que ostenta y demuestra poseer la misma mentalidad talibán; continúan las violaciones a inocentes mujeres, 60 a 70% de los matrimonios son pactados y muchas mujeres optan tristemente exhaustas en su desesperación por el suicidio, auto inmolándose para extraerse definitivamente del infierno de sus vidas; a otras mujeres sus maridos intentaron e intentan quemarlas vivas por la simple y trivial acción de contradecirlos.

Las mujeres no pueden estudiar ni trabajar, no pueden caminar solas en las calles ni ser tratadas en sus eventuales enfermedades o dolencias por doctores de sexo masculino; tampoco pueden asomar-se a las ventanas ni usar tacones altos; deben usar el burka, especie de sudario portátil que las cubre de la cabeza a los pies, causándoles dificultades en la respi-ración normal y, cuando no lo usan reciben azotes en público e insultos infamantes. Se les prohíbe a estas heroicas mujeres usar cosméticos y perfumes y si se les sor-prende con las uñas pintadas les amputan los dedos.

Reír en voz alta y alegre está prohibido, no pudiendo asistir a reuniones públicas ni practicar deportes; no se les permite subir a un taxi sin acompañante familiar, están prohibidas de lavar ropa en los ríos ni usar los baños públicos, menos usar colores vistosos en sus atuendos, ver televisión (prohibición para mujeres y hombres), y cuando son sorprendidas en presunto adulterio, en la mayoría de los casos sin comprobar, son lapidadas vivas.

Esta retahíla de vejaciones y conculca-ciones de los derechos de las mujeres de ese país, entristece el espíritu de las per-sonas que siente empatía por esa tragedia actual que sitúa al hombre en su nivel más bajo de civilización, pues para su beneficio cohonesta esta situación por su presunta preeminencia en la sociedad afgana.

En nuestro país este demoledor espec-tro no ha desaparecido ni mucho menos pues se incrementan las aberraciones de conducta social reflejadas en violaciones, abuso sexual, uxoricidios, homicidios con-tra mujeres adultas y niños, que no salen a la luz en su real estadística por temor a sus autores.

Las leyes de protección de los derechos de las mujeres y niños apuntan precisa-mente al postulado de la protección pero no encuentran todavía la rígida implemen-tación por medio de una aplicación proce-sal sumarísima, implacable y ejemplariza-dora.

Dr. Raúl Pino-Ichazo T., es Abogado, Corporativo, posgrado en Arbitraje y Con-ciliación, Escritor.

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

JPG (464 Kb)


Publicidad

Sociales

REUNIÓN REGIONAL DE LA FUNDACIÓN KAS

Abeba Bekele-Mamo, Gerhard Wahlers, Mirtha Arce, el embajador Peter Linder y María Elena Méndez.


Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:9.45 Bs.
1 UFV:1.92957 Bs.

Impunidad