NACIONAL    

Hospital de la Mujer deriva a 80 % de sus pacientes por el colapso

> La unidad de terapia intensiva y las internaciones de alto riesgo también fueron suspendidas debido al deterioro de la infraestructura del hospital y la falta de mantenimiento y equipamiento de las instalaciones y servicios



El secretario general del Sindicato de Ramas Médicas y Afines de la Salud Pública (Sirmes), Fernando Romero, informó ayer que hasta un 80 por ciento de los pacientes que acuden al Hospital de la Mujer son transferidos a otros centros hospitalarios por el colapso en sus servicios.

Desde el pasado viernes, en el Hospital de la Mujer se suspendieron las cirugías y el servicio de neonatología, por falta de espacios y personal para la atención de los pacientes, que en la mayoría de los casos excede la capacidad del nosocomio.

“Los quirófanos ya no están en condiciones para que se realicen cirugías y la unidad donde internamos a los pacientes recién nacidos prematuros con patologías está saturada al cien por ciento (…) un 80 por ciento de pacientes nos vemos obligados a transferir”, señaló Romero.

La unidad de terapia intensiva y las internaciones de alto riesgo también fueron suspendidas debido al deterioro de la infraestructura del hospital y la falta de mantenimiento y equipamiento de las instalaciones y servicios.

Ante esta situación, los médicos se vieron obligados de derivar a los pacientes a otros centros como los hospitales municipales de La Merced o Los Pinos que incluso se encuentran saturados.

Debido a este panorama, aproximadamente 60 pacientes que acuden semanalmente por los servicios del Hospital de la Mujer se encuentran perjudicados.

A este panorama también se suma la falta de medicamentos, insumos e ítems que empeoran la situación actual del nosocomio que ahora es “de alta complejidad”, dijo Romero.

La precariedad de los hospitales públicos es resultado de la histórica falta de inversión. Los principales nosocomios del eje central como el Hospital de Clínicas de La Paz, Viedma de Cochabamba y San Juan de Dios de Santa Cruz nacieron poco después de la República y desde entonces no fueron modernizados de acuerdo con la creciente demanda.

Cuando se abrieron respondían a las necesidades de pequeñas poblaciones que con los años se han multiplicado por miles, pero no con ellas las infraestructuras, el personal y los equipos hospitalarios. El colapso es la consecuencia diaria en la que todos perdemos.

Los ítems para hospitales públicos, que son responsabilidad del Ministerio de Salud, son bajos por lo que los pocos especialistas y subespecialistas que trabajan en el sistema público lo hacen solo por horas.

MÁS TITULARES DE NACIONAL
 
X