Femenina    

PAREJAS

¿Por qué pelear por lo mismo?

Brenda Colón Navar



Seguro te ha pasado, te preguntas por qué ocurre lo mismo, te sientes frustrada y hasta has pensado en dejar la relación porque te sientes harta de lo mismo, bueno, no estás sola ¡nos pasa a muchos!

La mayoría de las parejas repite las razones por las que pelea, los motivos pueden cambiar, pero la pelea se da de la misma forma. Susan Pease, terapeuta familiar, explica que la razón es precisamente esa, la dinámica de la pelea. Las parejas solemos llevar las mismas herramientas para demostrar nuestros argumentos y por eso obtenemos el mismo resultado.

Expertos en la materia como Alexandra Solomon, psicóloga, afirman que lo que hace de las peleas algo tan doloroso es nuestra desesperación porque la pareja nos escuche pero, también, la molestia que nos impide escucharle, la desesperación porque nos entienda, pero al mismo tiempo que nosotros no le entendemos. La empatía hace la diferencia.

EL MOMENTO EN EL QUE APRENDEMOS A DISCUTIR

La mayoría de nuestras herramientas sociales, incluyendo las que empleamos en los conflictos con la pareja las aprendemos entre los 5 y 7 años de edad. El uso de malas palabras u ofensas, el gritar, incluso el golpear.

Muchas de las sensaciones que tenemos en un conflicto nos regresan a las heridas de la niñez, nos hacen sentir poco amados, descuidados y como que las cosas son injustas. El asunto empeora cuando no he mos aprendido a ser tolerantes.

Debemos entender que no es nuestra culpa lo que ocurrió en el pasado, pero sí es nuestra responsabilidad aprender, reconocer y mejorar. En la mayoría de los casos, es necesario desaprender las tácticas que hemos usado casi toda la vida para poder considerar el uso de nuevas herramientas.

UN CAMBIO DE HÁBITOS

En sí, el cambio no es rápido ni fácil, pero con el paso del tiempo y con esfuerzo, podemos revertir cualquier hábito. Precisamente los hábitos se componen de tres partes:

- Lo que los detona

- La rutina

- La recompensa

De acuerdo a Susan Pease podemos resumir los malos hábitos que dificultan la resolución del problema con la pareja en:

• El tono de voz

• El lenguaje corporal

• La selección de palabras a emplear

Los cambios en estos factores pueden ayudarnos a lograr un tipo de comunicación efectivo, es como si aprendiéramos un nuevo idioma. La clave está en escuchar a la pareja, tomar un momento de calma y que nos diga cómo nos ve, cómo nos siente, para saber en primera instancia qué podemos cambiar y viceversa.

MÁS TITULARES DE Femenina