HISTORIA DE LA SIP

La Sociedad Interamericana de Prensa es una organización sin fines de lucro dedicada a defender la libertad de expresión y de prensa en las Américas. Sus principales objetivos son:

1. Defender la libertad de prensa donde quiera que se impugne en las Américas.

2. Proteger los intereses de la prensa en las Américas.

3. Defender la dignidad, los derechos y las responsabilidades del periodismo.

4. Alentar normas elevadas de profesionalismo y conducta empresarial.

5. Promover el intercambio de ideas e información que contribuya al desarrollo técnico y profesional de la prensa.

6. Alentar un conocimiento amplio y un mayor intercambio de información entre los pueblos de las Américas en apoyo a los principios básicos de una sociedad libre y de la libertad individual.

FORMACION

El concepto de la SIP se desarrolló en 1926, cuando unos 130 periodistas de las Américas, reunidos en Washington, D.C. para el Primer Congreso Panamericano de Periodistas, adoptaron una resolución que aprobaba el establecimiento de una organización interamericana permanente de periodistas.

El Congreso se reunió posteriormente en la Ciudad de México en 1942, cuando se creó la Comisión Permanente, que se convertiría en la SIP durante la conferencia realizada en La Habana al año siguiente. En reuniones subsiguientes en Caracas, Bogotá y Quito, la SIP gradualmente se convirtió en una institución establecida.

Hoy, la Sociedad Interamericana de Prensa cuenta con más de 1.300 miembros que representan a periódicos y revistas desde la Patagonia hasta Alaska, con una circulación combinada de 43.353,762.

En la década de los 80 hubo cambios revolucionarios en la vida pública de las Américas que propiciaron democracias en reemplazo de dictaduras. Los integrantes de la Sociedad Interamericana de Prensa entendieron que el éxito de las democracias dependería de la habilidad de sus ciudadanos para discutir y escribir sobre los problemas, sin temor de ser castigados.

En la búsqueda por proteger esa libertad de expresión y en un esfuerzo por enfocar la atención sobre su credo -la capacidad de las naciones de resolver sus problemas depende de la capacidad de su pueblo de debatir y escribir sobre esos problemas con entera libertad y sin temor de represalias- la SIP organizó una conferencia de distinguidos ciudadanos en la Ciudad de México para forjar un documento que fijara los principios de una prensa libre en el Hemisferio.

La Declaración de Chapultepec, que toma su nombre del lugar donde se celebró la conferencia, fue redactada y aprobada en marzo de 1994. Esta conferencia celebrada en el Castillo de Chapultepec, que congregó a líderes políticos, escritores, académicos, abogados constitucionalistas, directores de periódicos y ciudadanos de toda América, fue el resultado de más de un año de trabajo en el que se examinaron los desafíos y presiones sobre libertad de expresión y libertad de prensa en las democracias del hemisferio.

En términos simples, la Declaración se basa en el concepto de que "ninguna ley o acto de gobierno puede limitar la libertad de expresión y de prensa, sin importar el medio de que se trate". La Declaración tiene un preámbulo y contiene diez principios fundamentales necesarios para que una prensa libre cumpla su papel esencial en la democracia. La Declaración de Chapultepec ha sido suscrita y endosada por líderes de 20 países del hemisferio.

En 1996, la Fundación Robert R. McCormick Tribune otorgó fondos a la SIP para establecer un proyecto especial para promover la Declaración de Chapultepec. Este proyecto asegurará que los principios de la Declaración le den un marco histórico a la lucha por la libertad de expresión y de prensa.

PROPÓSITOS

La aceptación pública de los principios de la Declaración.

La gestión hacia la eliminación de leyes que contradicen la Declaración de Chapultepec.

La compilación y análisis de la legislación sobre la prensa en el hemisferio y la incorporación de los principios de Chapultepec en el orden legal de las Américas.

En la Segunda Conferencia sobre la Libertad de Expresión, celebrada en San José, Costa Rica, en agosto de 1998, se decidió organizar una serie de foros nacionales para alcanzar estos objetivos.

Durante los Foros Nacionales sobre la Declaración de Chapultepec, la SIP trata de realizar una reunión de expertos para formular una lista de métodos para cambiar las leyes de prensa de cada país de acuerdo a los principios de Chapultepec, identificando las inconsistencias que pudieran existir, desarrollar estrategias para insertar las leyes de cada país dentro del marco de la Declaración de Chapultepec y adoptar un plan de acción para eliminar dichas restricciones legales a la libertad de prensa.

Además, la SIP quiere promover un entendimiento de la Declaración de Chapultepec entre periodistas, directores de los diarios, estudiantes y profesores de periodismo y el resto de la ciudadanía.

Hasta la fecha, la SIP ha organizado foros nacionales en Chile (octubre 1998), México (enero 1999), Panamá (julio 1999), Ecuador (agosto 1999), Argentina (septiembre 1999), Haití (enero 2000), Puerto Rico (enero 2000), República Dominicana (enero 2000), Colombia (mayo 2000), El Salvador (agosto 2000), Paraguay (septiembre 2000) Brasil (noviembre 2000) Perú (febrero 2001), Costa Rica (julio 2001), Nicaragua (julio 2001), Guatemala (septiembre 2001) y Honduras (septiembre 2001).