Declaracin de Chapultepec

Ninguna ley puede limitar la libertad de expresin o de prensa

Presidentes de Per Alejandro Toledo y de Bolivia Jorge Quiroga junto al presidente de la SIP, Robert Cox.

En un esfuerzo por llamar la atencin sobre su credo -la capacidad de las naciones de resolver sus problemas depende de la capacidad de su pueblo de debatir y escribir sobre esos problemas con entera libertad y sin temor de represalias- la SIP organiz una conferencia de distinguidos ciudadanos en la Ciudad de Mxico para forjar un documento que fijara los principios de una prensa libre en el Hemisferio.

La Declaracin de Chapultepec, que toma su nombre del lugar donde se celebr y aprob en marzo de 1994. Desde entonces, los principios que representa la Declaracin han sido adoptados y aprobados por muchos jefes de Estado del Hemisferio, as como por periodistas, lderes civiles y polticos, organizaciones internacionales y miles de ciudadanos.

En trminos simples, la Declaracin se basa en el concepto de que ninguna ley o acto de gobierno puede limitar la libertad de expresin o de prensa, sin importar, el medio de que se trate.

En 1957, los miembros de la SIP fundaron el Centro Tcnico de la SIP, una entidad independiente sin fines de lucro para ofrecer a los socios -especialmente a aqullos en Amrica Latina- informacin y asistencia tcnica. La filosofa de la creacin del Centro fue que si una publicacin cuenta con una alta calidad tcnica es mucho ms difcil eliminarla.

El Centro Tcnico ampli sus actividades en 1962 con una donacin de US$ 1 milln de la Fundacin Ford, y desde entonces ha ampliado sus actividades al punto que es autosuficiente.

En 1995 cambi su nombre a Instituto de Prensa de la SIP. Hoy su trabajo incluye la organizacin de seminarios, la edicin de una revista trimestral, Hora de Cierre, que incluye una separata en Portugus, y ha publicado adems, varios libros de periodismo.

DECLARACION DE CHAPULTEPEC

1. No hay personas ni sociedades libres sin libertad de expresin y de prensa. El ejercicio de sta no es una concesin de las autoridades; es un derecho inalienable del pueblo.

2. Toda persona tiene el derecho a buscar y recibir informacin, expresar opiniones y divulgarlas libremente. Nadie puede restringir o negar estos derechos.

3. Las autoridades deben estar legalmente obligadas a poner a disposicin de los ciudadanos, en forma oportuna y equitativa, la informacin generada por el sector pblico. No podr obligarse a ningn periodista a revelar sus fuentes de informacin.

4. El asesinato, el terrorismo, el secuestro, las presiones, la intimidacin, la prisin injusta de los periodistas, la destruccin material de los medios de comunicacin, la violencia de cualquier tipo y la impunidad de los agresores, coartan severamente la libertad de expresin y de prensa.

Estos actos deben ser investigados con prontitud y sancionados con severidad.

5. La censura previa, las restricciones a la circulacin de los medios o a la divulgacin de sus mensajes, la imposicin arbitraria de informacin, la creacin de obstculos al libre flujo informativo y las limitaciones al libre ejercicio y movilizacin de los periodistas, se oponen directamente a la libertad de prensa.

6. Los medios de comunicacin y los periodistas no deben ser objeto de discriminaciones o favores en razn de lo que escriban o digan.

7. Las polticas arancelarias y cambiarias, las licencias para la importacin de papel o equipo periodstico, el otorgamiento de frecuencias de radio y televisin y la concesin o supresin de publicidad estatal, no deben aplicarse para premiar o castigar a medios o periodistas.

8. El carcter colegiado de periodistas, su incorporacin a asociaciones profesionales o gremiales y la afiliacin de los medios de comunicacin a cmaras empresariales, deben ser estrictamente voluntarios.

9. La credibilidad de la prensa est ligada al compromiso con la verdad, a la bsqueda de precisin, imparcialidad y equidad, y a la clara diferenciacin entre los mensajes periodsticos y los comerciales. El logro de estos fines y la observancia de los valores ticos y profesionales no deben ser impuestos. Son responsabilidad exclusiva de periodistas y medios.

En una sociedad libre la opinin pblica premia o castiga.

10. Ningn medio de comunicacin o periodista debe ser sancionado por difundir la verdad o formular crticas o denuncias contra el poder pblico.