Las investigaciones no concluyeron

SIP preocupada por caso Encinas

La Sociedad Interamericana de la Prensa (SIP) dijo que uno de los casos que ms le preocup en Bolivia fue la muerte del periodista Juan Carlos Encinas, quin perdi la vida en junio de 2001, a raz de un disparo de arma de fuego en la localidad de Catavi, provincia Los Andes de La Paz.

Segn Robert J. Cox, adems de la muerte del comunicador Encinas, en Bolivia no se registraron otros casos que atenten contra la libertad de prensa y de informacin. Se conoce que el trabajo de los periodistas es respetado por los gobernantes y gobernados.

Los trabajadores de la informacin debemos cuidar la declaracin de los principios de Chapultepec como la Carta Magna, ya que en este expresa los principios fundamentales de la libertad de expresin para que el pueblo sea informado libremente.

ENCINAS

Los familiares del periodista muerto, Juan Carlos Encinas, esperan que llegue el momento en el que los autores del crimen sean sancionados, ya que el pedido, a travs de la prensa, al presidente de la repblica Jorge Quiroga para que se haga justicia, parece que no fue escuchado.

De acuerdo a las declaraciones de la viuda, Betty Falcn viuda de Encinas, los principales sospechosos de la muerte del comunicador social fueron liberados por las autoridades judiciales y en consecuencia pusieron en duda la correcta administracin de justicia.

La libertad de los detenidos fue a cambio de una fianza de 7 mil bolivianos para cada uno de los involucrados, monto de dinero que fue sustituido por un terreno que tiene problemas. Al dejar libres a los criminales, la justicia se ha parcializado, dijo, aadiendo que actualmente los familiares del comunicador muerto son perseguidos por los ex reos de la crcel.

Estamos siendo perseguidos por las personas que mataron a mi esposo que son; Eugenio Limachi Mamani y Vctor Mamani Limachi, manifest.

De acuerdo a las explicaciones de Falcn de Encinas, las personas que hasta hace poco se encontraban recluidas en la crcel de San Pedro eran, Flix Mamani Limachi, Pedro Mamani Quiajo, Teodoro Limachi Mamani, Edgar Limachi Mamani, Juan Laruta Quispe, Julio Limachi Mamani, Juan Francisco Limachi Quispe, Vctor Mamani Limachi y Eugenio Limachi Mamani, los dos ltimos son acusados de ser autores materiales, debido a que en la prueba del guantelete result positiva la presencia de la plvora en las manos de los inculpados.

Posteriormente fueron detenidos otros dos sospechosos que corresponden a nombres de Rafael Serrano Quispe y Jos Serrano Quispe, quienes tambin fueron liberados cada uno con 500 bolivianos de fianza.

Ante el pedido de los familiares, el Sindicato de Trabajadores de la Prensa de El Alto, como parte coadyuvante, se sum a la solicitud al presidente Quiroga para que ordene a las autoridades del ministerio pblico el esclarecimiento del hecho de sangre. Sin embargo, la solicitud no fue dirigida oficialmente al Primer Mandatario.