Estado de alerta en la prensa

Proyecto de modificaciones a la CPE viola libertad de prensa

La Paz, 3 ene. (ANF) Por Marcelo Arce.- La prensa se declara en estado de alerta. Como los políticos y otros sectores interesados no lograron ni reponer la "ley mordaza" ni controlar a los periodistas por otros medios, ahora pretenden hacerlo mediante las reformas a la Constitución Política del Estado.

El anteproyecto de Ley de Necesidad de Reforma Constitucional elaborada por el Consejo Ciudadano para la Reforma a la Carta Magna presenta, por lo menos, dos artículos que "violan la libertad de prensa y el derecho del secreto de imprenta".

Se trata de la implementación del recurso del Hábeas Data que, de uno u otro modo, obliga a los periodistas a dar a "conocer la fuente de una información que puede ser considerada como violadora de los derechos y garantías indicadas en la Constitución Política del Estado".

Sin embargo, la iniciativa más observada por los periodistas es el proyecto del artículo 25 que por lo menos, "es contradictorio", ya que mientras por una parte garantiza la libertad de prensa, por otra no permite el anonimato, que en algunos casos, significó la revelación de importantes casos de corrupción en todos los tiempos.

LO QUE QUIEREN MODIFICAR

Al presente, la Ley de Imprenta en su Art. 8 indica: "El secreto, en materia de imprenta es inviolable". Mientras que el 9 destaca: "el editor o impresor que revela a una autoridad política o a un particular el secreto de anónimo, sin requerimiento del juez competente, es responsable, como delincuente, contra la fe pública conforme al Código Penal".

Entre tanto, los Principios de la Declaración de Chapultepec en su artículo 3 manifiesta: "no podrá obligarse a ningún periodista a revelar sus fuentes de información". "Las autoridades deben estar legalmente obligadas a poner a disposición de los ciudadanos, en forma oportuna y equitativa, la información generada por el sector público".

LO QUE PROPONEN

El Art. 20 (NUEVO) señala: "I. Toda persona que creyere estar indebida o ilegalmente impedida de conocer, objetar u obtener la eliminación o rectificación de los datos personales o de las informaciones inexactas o falsas que sobre ella estén registradas en archivos y bancos de datos públicos o privados, y afecten los derechos y garantías que le reconoce esta Constitución, podrá interponer ante la autoridad judicial competente el recurso de Hábeas data".

II. "El procedimiento del recurso de Hábeas data será el mismo establecido para el Amparo constitucional en el Art. 19".

EL ANONIMATO

El texto del Art. 25 ordena que:

"I. La libertad de prensa está garantizada". "La censura está prohibida".

"II. No está permitido el anonimato". "La ley regula el derecho a la cláusula de conciencia y el secreto profesional en el ejercicio de la libertad de prensa".

"III. Se garantiza el derecho de respuesta, réplica y rectificación". "IV. Los poderes del Estado no podrán dictar leyes, decretos o resoluciones que limiten o restrinjan la libertad de expresión por cualquier medio".

ESTADO DE ALERTA

La Federación de Trabajadores de Prensa como el Sindicato de La Paz admitieron que los peligros son ciertos y que se pronunciarán en los próximos días para que se expliquen estos puntos y se logre una correcta redacción, si es que el tema es introducido en los cambios a la Carta Magna.

Por su parte, el secretario ejecutivo del STPLP, Miguel Pinto, reconoció el peligro y manifestó que en los artículos 20 y 25 del proyecto de Ley, por lo menos, hay contradicciones que deben ser "convenientemente aclaradas".

En ese sentido, expresó que una Comisión jurídica institucional del STPLP estudia el tema y que la próxima semana se pronunciará de forma oficial al respecto.

Asimismo, aclaró que respetaban a los miembros del Consejo Ciudadano para la reforma a la Reforma Constitucional, pero recordó que "no tienen una representación institucional, en este caso, de la Prensa".

Pinto declaró que "fueron designados desde arriba y que tampoco representan a las organizaciones sociales como la COB, los campesinos y otras fuerzas populares".

Varios periodistas que "prefirieron guardar el anonimato" indicaron que lo que en realidad se pretende es coartar la vigencia de la libertad de expresión mediante nuevos subterfugios propios de la autodenominada clase política y otros sectores interesados en que la prensa no revele la corrupción que sigue campeante en los tres poderes del Estado e, inclusive, en esferas privadas de la sociedad.

Entre tanto, se sabe que los presidentes de las Cámaras legislativas, Enrique Toro y Luis Vásquez iniciaron ya los contactos para aprobar este proyecto de Ley en el que se propone modificar "aproximadamente cien artículos" muchos de ellos "revolucionarios para el país".