Publicidad

    



[Armando Mariaca]

Discriminación, grave atentado contra los derechos humanos


 

En la vida de los pueblos, la discriminación se ha convertido en causa de dolor, de angustias y desesperanzas; en abusos por mal ejercicio de los poderes que dan las leyes; por diferencias económicas, educativas y culturales; por razones de salud y por cuestiones político-partidistas que se consideran propiedad sagrada para los que cuentan con el poder que los pueblos les han confiado y conferido mediante el voto, y, mucho más por los que ejercen funciones debidas al carácter dictatorial o tiránico de regímenes que actúan contrariamente al imperio de las leyes morales y civiles.

Las desesperanzas sufridas por colectividades sometidas a voluntades arbitrarias son discriminaciones que vulneran principios de las libertades, la justicia y la democracia; son hechos que lastiman a los pueblos, cuyos habitantes tienen los mismos derechos, las mismas libertades, los mismos dones que Dios ha creado en favor de todos y en todos. A propósito, el Papa Juan Pablo II ha calificado a la discriminación como una “plaga dolorosa existente en muchos sitios del mundo, bajo formas particularmente crueles”. Decía, para confirmar sus ideas: “Hay que ratificar siempre, con la debida fuerza, que todos los hombres son hijos de Dios y hermanos entre ellos, y gozan de igual dignidad y derechos”.

En la historia de la humanidad, muchos de los grandes conflictos se han debido a la discriminación que se hizo de los hombres; en la mayoría de los casos, por cuestiones raciales, por la creencia absurda de que quienes no son arios o blancos son de “inferior categoría” o “no están dotados para merecer los beneficios del progreso, de la ciencia, de la educación o que están en escalas inferiores de valores”. La historia muestra los casos de todo lo ocurrido con el nazismo instituido por el dictador y tirano Adolfo Hitler que discriminó no solamente lo racial sino hasta lo económico y cultural; sojuzgó a su propio pueblo y trató de imponer condiciones contrarias a los derechos del ser humano. Casos como los que implantó otro dictador y tirano, José Stalin en la URSS que buscaba que todos estén en el partido comunista, que nadie piense o sienta diferente a su militancia, que todo el pueblo actúe conforme a los dictados del partido comunista. Otro caso, para no mencionar muchos otros, el de otro tirano como fue Fidel Castro que impuso el “castro-comunismo” y pretendió expandirlo con miras a discriminar a los hombres e imponer, por la fuerza del “paredón” con uso de las armas, condiciones de vida que eran de fuerza con falta de libertad, con dolor y lágrimas para el pueblo.

Lo que ocurre hoy en varios pueblos, especialmente del Cuarto y Tercer mundo -incluídos ricos y desarrollados- es que se discrimina a los hombres, tan solo por el color de su piel, en la educación y salud, en proporcionar empleo, pago de sueldos y salarios, vivienda y otros beneficios porque “el partido” y las conveniencias personales del que tiene poder “deben ser únicas y ser, además, inviolables, permanentes” sin importar los derechos ajenos; sin tener en cuenta que todos son hijos del mismo terruño; regímenes que manipulan la justicia y desconocen la institucionalidad que debería regir; que buscan ser privilegiados en todo y dueños de los bienes que, justamente, pertenecen a todo el pueblo. Se dice que “todos los hombres son iguales ante la ley”; sin embargo, en los hechos, es todo lo contrario.

Hay, pues, en muchos países pobres grandes contrasentidos porque se pregona y hace demagogia sobre la dignidad del ser humano, de sus “derechos inalienables” o de buscar “mejores condiciones de vida para todos” y la práctica es diferente y se los trata como a seres inferiores o indignos de codearse con los que poseen poderes; son indignos de tener las mismas escuelas, colegios y universidades, los mismos hospitales porque no están acordes con quienes están imbuidos de soberbia y petulancia (casos del nacismo; el ku-klux-klan en los Estados Unidos y otros extremos en países del Africa como el Apartheid ya superado).

Combatir la discriminación debería ser labor de todos los hombres y de todos los pueblos, porque la discriminación es plaga que debería desaparecer por el mismo hecho de que se habla de dignidad, de derechos, libertades, imperio de la justicia y de vida democrática con vigencia de la Constitución y las leyes. Muchas veces, ocurre que el contrasentido lleva a mostrar que esas leyes son vulneradas porque así conviene a las conveniencias e intereses creados que marginan a los demás en beneficio del poder político o, muchas veces, económico, social y hasta cultural.

Relegar a planos secundarios los derechos políticos de posibles contrincantes o rivales en el objetivo de conseguir una situación prominente, es discriminación, es contraria a todo lo que se ha dicho y a todo principio moral y cívico, especialmente cuando para cumplir objetivos subalternos se violan principios y valores que deberían ser sagrados, especialmente para quienes y por quienes cuentan con situaciones creadas para el servicio a los pueblos sin diferencias ni discriminaciones que avergüenzan y lastiman.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (734 Kb)      |       PDF (359 Kb)



Caricatura


Sociales

Claudia Michel presentó el libro “Alejarse del sol”

Claudia Michel autografía los primeros ejemplares.

Jinetes del arte en Galería de la UPB

Jorge Aranda, Angela Lucuy, Xavier Pino y Hernán Callisaya


Publicidad