Publicidad

    


[Gabriel Astorga]

COMUNICABILIDADES

“Parecer es ser”


 

El pensador florentino Nicolás Maquiavelo recomendaba a los Príncipes que “lo más importante era parecer, no ser”. En el juego del poder (ayer y hoy), la apariencia es mucho más importante que la realidad.

Maquiavelo lo decía con base en su experiencia como observador de la vida cortesana, sin embargo hubo alguien que (300 años después) aplicaría con mucha efectividad esa premisa: Napoleón Bonaparte.

El revolucionario francés tenía fama de ser un conquistador tan poderoso que, en muchas ocasiones, cuando llegaba a las afueras de un poblado, la gente y los guerreros que deberían defender sus tierras, huían despavoridos sin darse cuenta que el invasor francés apenas tenía un puñado de hombres y que podía ser fácilmente derrotado.

De esta manera, Bonaparte ganó varias batallas sin pelear realmente y justificaba sus victorias con la frase: “la verdadera esencia del poder radica en la apariencia del poder”. No importaba ser fuerte, sino parecer fuerte.

La vida siempre ha sido un juego de apariencias, un juego de percepciones, cuyo eje es la comunicación de “boca en boca”.

Las “falsas percepciones” se transmitían en el pasado de persona a persona de forma aritmética, en la actualidad se transmiten de forma exponencial gracias a los medios de comunicación.

Los medios son los agentes que crean y recrean las “apariencias” de ciertas personalidades, llamando “dioses” (a los futbolistas), “iluminados” (a los líderes) o “salvadores” (a algunos políticos).

Lo que Maquiavelo no dijo (y Bonaparte no aprendió) es que las apariencias no duran para siempre. Tarde o temprano sobreviene el desencanto si la apariencia no está ligada a la esencia.

(*) Director ejecutivo de Xperticia. Empresa de Capacitación y Asesoramiento en Comunicación.

(www.xperticia.net

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

JPG (518 Kb)


Caricatura

Publicidad
 
Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:8.01 Bs.
1 UFV:2.26925 Bs.

Impunidad
Publicidad