Publicidad

    


Comisión de la Verdad y Guardianes de la mentira

Rafael G. Julio Quiroga

 

El 11 de agosto de 2017 el Presidente dio posesión a la denominada “Comisión de la Verdad”, la misma que fue creada mediante la Ley No. 870 de diciembre de 1916, que como labor tiene averiguar e investigar la violación a los derechos humanos, cometida por los gobiernos de facto militares desde el año 1964 a 1982, es decir para sacar a luz el número de desparecidos, perseguidos, torturados, etc., dando a los posesionados el plazo de DOS AÑOS para realizar ese trabajo.

La verdad ha sido la base de los filósofos griegos, el llegar y buscar la verdad fue su obsesión y fin. Para la filosofía la verdad es el reflejo fiel, acertado de la realidad en el pensamiento; reflejo comprobado, en última instancia, mediante el criterio de la práctica. Ahora bien, la verdad objetiva o también histórica escapa de toda ideología o criterio, es aquel contenido de los actos humanos que no dependen de la voluntad ni de los deseos del sujeto, consecuentemente no se necesita una “comisión” para llegar a la verdad. El Gobierno al conformar la denominada “Comisión de la Verdad” le estaría dando al resultado de esta Comisión, la calidad de una verdad eterna, de carácter irrefutable, solemne y casi divina, similar a los dogmas religiosos de fe.

Con referencia a los hechos acaecidos en los denominados gobiernos militares de facto, muchos de estos hechos están registrados en los periódicos, videos variados, numerosos libros escritos al respecto, columnas de periódicos de muchos historiadores y aficionados a esa rama que escribieron al respecto, abundantemente. Pero para este gobierno del MAS, todos ellos no escribieron ni dijeron la verdad, es más, resultan ser mentiras, por ello conformaron la “Comisión de la Verdad”, la única que dirá la verdad. En otras palabras, los que escribieron sobre esos gobiernos hasta antes de esta “Comisión” son los “Guardianes de la mentira”, principalmente los “archivos militares”, quienes a partir de la fecha tiene que exhibir sus registros ocultos y dejar de ser sus guardianes.

El interrogante es por qué fue conformada esta Comisión después de 12 años de gobierno, cuando podían haberlo hecho en su primer periodo; cuál sería el rédito de estas investigaciones. Podrían ser varias, por ejemplo: Esta Comisión tiene dos años para sacar sus “conclusiones”, o sea el año que termina el mandato del actual Presidente, y vendrán luego las nuevas elecciones, en las cuales, como se ve, él participará de a buenas o de a malas. Entonces la Comisión hará coincidir con estas elecciones sus “conclusiones”, investigadas, desde luego, con el ojo de una inmensa lupa, magnificando la violencia, persecución, muertes, vejámenes, genocidios, torturas, fusilamientos, etc., para luego compararlos con lo hecho por el actual Gobierno, pintándolo como una taza de leche, puro y limpio, privilegiado de felicidad, disfrute, altamente ético e incorruptible, similar a la obra “Alicia en el país de las maravillas”, para justificar una reelección de Evo Morales y de su partido MAS. Otro rédito sería justificar la incondicional y fanática defensa que hace el Presidente al gobierno de Nicolás Maduro, mostrando que 114 asesinatos cometidos en Venezuela por Maduro son nada ante los cientos de muertos y desaparecidos con los gobiernos militares. Y, finalmente, el último rédito de esta “Comisión de la Verdad” sería que, después de la lectura de sus “conclusiones”, cause en los lectores espanto, terror y miedo, y nunca más se les ocurra permitir un levantamiento militar, como se rumorea actualmente contra el dictador de Venezuela.

La inédita y singularísima “Comisión de la Verdad” y su fabricado resultado va también a espantar y revolcar en sus tumbas a Stalin, Hitler, Rafael Trujillo, Idi Amin Dada, Mussolini y Sadam Hussein, ante la sola idea de que a esta “Comisión de la Verdad” se le ocurra investigar a sus gobiernos.

El autor es abogado.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (815 Kb)      |       PDF (489 Kb)



Caricatura


Sociales

Día de Europa

Autoridades bolivianas y embajadores de países miembros de la Unión Europea.


Publicidad