Publicidad

    


Pensamiento sin dogmas (II)

Educación para la Democracia

Rolando Barral Zegarra

 

El desafío de cualquier sociedad libre requiere el requisito de “democratizar la educación” y simultáneamente “educar para la democracia”. Es una educación en valores humanos y cultura de paz, como señala la actual Constitución, Art. 108. Por otra parte, la Ley de Educación “Siñani-Pérez” No 070, en el Artículo 5 (Objetivos de la educación), establece: “Desarrollar una educación cívica humanista… orientada al ejercicio pleno de deberes y derechos ciudadanos en el marco de la Constitución Política del Estado y la declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Si los postulados de la Constitución y de la Ley de Educación son elocuentes, ¿por qué se llegó a este desacato de no someterse a la ley? Simplemente porque no se educó para la democracia y la mentalidad autoritaria encuentra su cauce como abuso de poder. Entonces, ¿cuáles son las perspectivas?, para los problemas de la democracia, la solución es el respeto inexcusable a la misma y consolidar una pedagogía integral de calidad.

La Pedagogía de la Democracia es más aprendizaje que enseñanza. En tono de buen humor, el que sabe, sabe. Y el que no sabe, enseña. A veces se enseña mal y son un mal ejemplo para la sociedad. Es decir, la educación democrática es una actitud de respeto para aprender del pueblo antes que enseñar al pueblo. La pedagogía de la democracia debe significar ante todo un “baño de humildad” antes que soberbia y arrogancia intelectual de aquellos que usan y abusan del poder y el cargo circunstancial que ostentan. La democracia como pedagogía es saber que el poder es efímero. Pero algunos políticos quieren enseñar antes que aprender y ambicionan perpetuarse en el mando.

La incultura política es autoritaria y lo que se debe educar y desarrollar es una cultura política basada en valores y prácticas democráticas desde lo cotidiano. Si F. Bacon señaló que el conocimiento es poder, el autoritarismo perfila que el oscurantismo está en el poder. Por lo tanto, el desarrollo de la cultura popular debe ser democrático y no totalitario. La mentalidad del dictador es quedarse obnubilado por la ideología, es una especie de “lavado cerebral” en el que se niega a leer la realidad y se empecina con imponer sus caprichos.

La educación ciudadana debe ser ética, fundada en los valores humanos y saber que todo poder es breve y no pensar con ideas fijas; aunque se vanaglorien de “socialistas”, en los hechos es tomar el poder hasta la decrepitud y hasta la muerte, referido esto como “patria o muerte”.

Para llegar a donde se llegó, de no cumplir con su juramento y de no hacer cumplir la Constitución, es transgredir el estado de derecho que costó sangre al pueblo. En ese sentido, ¿Qué estamos formando y/o deformando en la actual sociedad? Urge un diagnóstico socioeducativo. O como otras políticas públicas, la educación de la democracia ¿es un fracaso? ¿Cuáles son los avances de Ley de Educación “Siñani-Pérez” No 070 en relación con la democracia y la cultura de paz? ¿Y la revolución democrática y cultural qué tiene de democrática? ¿O el enfoque de la actual educación es más adoctrinamiento que educación para la democracia?

Volquemos nuestra mirada a la educación familiar y personal. No sólo la educación formal está en crisis, también o tan mal está la educación familiar. Así como los derechos humanos empiezan por casa, la democracia empieza en la familia. Y el espíritu democrático es también aprender a renunciar a las ambiciones personales: no se puede “vivir bien” faltando a su propia palabra. Reflexionemos: “El político –dice Otto von Bismarck– piensa en la próxima elección; el estadista, en la próxima generación”. El país exige justicia, respeto y confianza a sus gobernantes.

El autor es Ph. D. Investigador y docente de la Carrera de Ciencias de la Educación UMSA.

rolyba17@hotmail.com

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (745 Kb)      |       PDF (303 Kb)



Caricatura


Sociales

Feria de universidades británicas en La Paz

Lili Caballero, Claudia Vargas, Anne Thornton y Lisset Foronda.


Publicidad