Publicidad

    



[Severo Cruz]

Evitar los errores del pasado


 

Cosas inconcebibles sucedieron en el pasado mediato. Resulta que los adversarios políticos, atraídos por el “maravilloso instrumento del Poder”, se tomaron de los brazos, pero sin resignar a sus principios, e hicieron causa común, con el propósito de conquistar el gobierno. Lo hicieron obviando ciertas circunstancias que significaron el desencuentro y la desavenencia por causas político - ideológicas. Ignoraron, indudablemente, la memoria de quienes sucumbieron por sus inquietudes manifestadas en la actividad política.

En consecuencia: quedaron atrás las rencillas, los rencores y las bravatas, dando origen a un proceso, posiblemente, diferente, pero siempre con objeciones a las libertades. Con cortapisas al pensamiento político, al quehacer sindical y a las expresiones culturales.

Un hecho parecido se dio el 21 de agosto de 1971. Ha transcurrido 46 años desde que los enemigos políticos, irreconciliables en su momento, se dieron el abrazo y el beso en la mejilla con el mejor estilo de Judas. Intentaron restañar las heridas que aún sangraban.

El falangismo y el movimientismo, considerados entonces como los “instrumentos de la reacción”, hicieron coro en torno a la figura de un pundonoroso militar, que se desempeñó como titular del ministerio de Educación durante el gobierno de la Revolución Restauradora. Serio, inteligente y respetuoso fue aquel uniformado, con profunda formación cívica, que solía llevar un macizo anillo de oro en el dedo anular de su mano izquierda.

El jefe movimientista, conocido también como el político de la cachimba, había llegado a un acuerdo para conformar una alianza con su similar falangista, el fogoso camba, con fines de respaldar al líder del ejército boliviano, que promovió la revolución nacionalista. Ellos no coincidían con el esquema propuesto por el gobierno socialista, cuya última medida fue la nacionalización de la mina Matilde. Una medida estrictamente política.

En este marco surgió el Frente Popular Nacionalista conformado por las FFAA, el MNR y FSB. Se indicó, en aquella oportunidad, que dicho ente político representaba a un “gobierno para todos los bolivianos”. El documento de fundación fue suscrito en octubre de 1971.

La clase política se ha prestado siempre a jugadas un tanto dudosas y poco transparentes. Una realidad que se ha ratificado en dictadura y democracia. De veras que por esa angurria de Poder o el afán de medrar a costa del Estado, fue capaz de entregar el alma al diablo. Capaz de vender las cenizas de la madre con tal de alcanzar su objetivo: el gobierno.

Ello se ha visto en todos los tiempos y pueblos. Tuvimos y tendremos aún una clase política oportunista, prebendalista y desfachatada. Una que hizo y deshizo los destinos nacionales pensando solamente en sus intereses mezquinos y particulares.

Bolivia ha sobrevivido a las circunstancias políticas más difíciles y angustiosas por culpa de quienes se creían los “salvadores de la Patria”: los políticos. Ha caminado de tumbo en tumbo por los desaciertos que cometieron éstos que quisieron mantenerse en el Poder de manera perpetua. Esta actitud no es nueva sino que el país ya la experimentó en el pasado. Nuestros problemas actuales son el cúmulo de todo ello.

En suma: debemos evitar los errores del pasado.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (766 Kb)      |       PDF (452 Kb)



Caricatura


Sociales

Homenaje a Oruro

La familia Valdivia le puso la nota a la celebración.


Publicidad