Publicidad

    



[Raúl Pino-Ichazo]

Positiva acción sobre el sexismo


 

En Suecia, como consecuencia de la inequívoca acción de repulsa por el sexismo de las iniciadoras del movimiento Me too, fueron expuestas con desgarrador dramatismo las contingencias inseparables del abuso sexual para la consecución de puestos o trabajos que no deberían ser ponderados bajo esa óptica, sino por la observación de la innegable capacidad de los postulantes. El sexismo, concluyeron, va irremisible y lamentablemente unido a la agresividad y la supremacía del poder del hombre, utilizando la posesión física y psicológica.

Todo este movimiento ha tomado un cariz nuevo y esperanzador: los hombres ahora entienden que es necesaria la eliminación definitiva de esta lacra que envilece la esencia de los hombres y desestructura sin solución de continuidad e imprevisiblemente el daño psicológico a la dignidad de las mujeres, con consecuencias cuya reverberación en la psiquis de la víctima no se puede pronosticar en su alcance y duración en el tiempo y en el espacio.

Los hombres en Suecia han comprendido que la educación a sus hijos debe insertar la inclinación irrenunciable a que los sexos son iguales y deben ser tratados y correspondidos en sus oportunidades en la vida con la misma equidad; esta es una seña excepcionalmente positiva para reducir, en un principio, y eliminar como causa final, este execrable ejercicio de poder para obtener sexo, olvidando que la dulce conquista, los requiebros amables y finos y la exposición sincera de los sentimientos, debería ser lo único válido para aproximarse a una mujer.

Cuando los niños reciben de sus padres, sobre todo del padre, una orientación clara y lejana de confusiones y atavismos sobre la igualdad de los sexos y la importancia que deviene de esa acción para las sociedades, entonces el hombre ha culminado una tarea fundamental de la actual sociedad universal, que como siempre lo ha hecho en circunstancias históricas difíciles y hasta imposibles.

Hoy demuestra el hombre esa condición, pues no son todos los hombres, pero hay que concienciar a los que se desmarcan del redil honesto, pues se trata de la preservación de la dignidad y la irrenunciable elección de la mujer por su opción sexual, libre de presiones o contingencias económicas que son una impronta en la vida, pero que no se puede utilizar para beneficio del pudiente y satisfacer su instinto sexual en condición de poder, olvidando que hipotecará de por vida su dignidad y no será reconocido como hombre íntegro por ninguna mujer. Y el criterio de una mujer sobre la conducta del hombre es determinante, pues se trata del ser más importante de la creación.

Este importantísimo movimiento iniciado por las mujeres y hombres suecos cundirá, como todo lo bueno ante una circunstancia negativa para las sociedades y su evolución, que es el acoso, la agresión sexual y el feminicidio como último recurso cuando no se consigue aceptación o se quiere acallar definitivamente a la víctima.

El autor es abogado, posgrados en Interculturalidad y Educación Superior, Arbitraje y Conciliación, Filosofía y Ciencia Política (maestrante), doctor honoris causa, escritor.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (725 Kb)      |       PDF (394 Kb)



Caricatura


Sociales

Publicidad