Publicidad

    


El derecho a la información

Álvaro Numbela T.

 

La prensa que da cuenta de la actual realidad que vive el país, es la prensa honrada que maneja la verdad; razón por la cual es oportuno precisar que el derecho a la información es un derecho del individuo y una condición implícita a la democracia. Aunque la contradicción aumente en un gobierno de partido político, entre el carácter público de la información y el carácter cada vez más privado de la propiedad sobre los medios de información.

¿PRENSA CANALLA?...

Son los periódicos -como EL DIARIO- la radio y la televisión que aseguran la información por lo esencial. Gracias a ellos ejercitamos nuestro derecho a reorientar la marcha de la Comunidad Nacional; revisar en este sentido, la lucha que emprende la Plataforma por la Vida, en la legalización del Aborto. Somos nosotros, los ciudadanos, que gracias al derecho que tenemos de opinar podemos CONTRIBUIR en relación con temas de interés general. Contribuir -adviértase bien- a la existencia de una sociedad homogénea, que sin esta presencia ningún proyecto se podría constituir. Por el resto, no está mal que una persona como don Ramiro Lizondo Vargas, gerente general de la estatal Empresa Azucarera de San Buenaventura, quiera enfrentar una débil idea que encierra (La presencia de una “prensa canalla” o la desaparición de EL DIARIO) a una aceptación que vale una presencia incontestable, dentro de la mentalidad colectiva. EL DIARIO, Decano de la Prensa Nacional, con su trabajo cotidiano tiene aquella aceptación y ella supera toda acusación, por muy rimbombante que fuere.

Mas, quienes manejan obras trascendentes tienen que saber que ellas precisan de un minimun de consentimiento social. Ellas deben tener una amplia base social, lo que representa la legitimidad de la autoridad con que se maneja la cosa.

Además, en todo ello los bolivianos y las bolivianas celebramos por tener una prensa que se ubica muy bien, exactamente en la condición de una democracia que no pretende transgredir el orden establecido, menos impedir la libre emisión del pensamiento.

UN DESEO POCO RACIONAL

¿La desaparición de EL DIARIO?... don Ramiro Lizondo Vargas tiene que saber que este centenario matutino ejercita la mejor condición para la vigencia de nuestra democracia: El Derecho a la Información. No puede vivir ignorando que en los periódicos, la radio y la televisión caben un alto nivel de percepción de la realidad y de buena redacción. Así, por ejemplo, cuando ellos destacan -con gruesos titulares- las iniciativas diarias del presidente de Bolivia, don Juan Evo Morales Aima. Entonces, ¿por qué desear la desaparición de EL DIARIO?... ¿Porque se observa la inversión y los resultados de la industria financiada con recursos públicos? ¡Epa!, que aquí don Ramiro ¡hace saltar la banca!... o cuando menos, toca la mala puerta. No porque va con los dientes ajustados, sino porque olvida que la información es una condición para nuestra convivencia civilizada, sujeta a leyes. Los que obedecemos a la ley estamos de acuerdo con la legitimidad del Poder que manda. Es indispensable que, en el orden en el que vivimos, un hombre se sienta y se ubique en el punto exacto del profundo sentimiento de rectitud. Así se puede merecer la imagen que se pretende. Pero, si no se quiere este crédito, muy pronto, todo se funde, principalmente la vana arrogancia.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (771 Kb)      |       PDF (315 Kb)



Caricatura


Sociales

HOME CENTER FÁCIL EN LA PAZ

Jordy Chaparro y Eva Quintela.

CINE MEXICANO EN LA CINEMATECA BOLIVIANA

Manuel Vargas, Andrée Anne Côte, Viviana Herrera y Verónica Donoso.


Publicidad