Publicidad

    



[Armando Mariaca]

Extrema pobreza acrecienta subdesarrollo y dependencia


 

Para la mayoría de los organismos internacionales como Naciones Unidas, OEA, CAF, BID, Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y otros, nuestro país ocupa un punto de extrema pobreza en el mundo y, con justa razón, atribuyen al hecho de que los gobiernos -y muy especialmente el actual- se empeñan en ignorar realidades, en no ver que efectivamente no hemos crecido nada o, si lo hicimos fue muy poco; que nuestra pobreza no solamente es económica sino de valores como educación y salud.

Se ha sostenido, desde hace siglos, que muchos pueblos no abandonan estrados de marasmo simplemente porque no quieren encarar verdades y menos poner en práctica políticas de austeridad, prudencia y responsabilidad en el gasto de lo poco que tienen. En Bolivia, en los últimos once años, aprovechando un auge que tenía que ser momentáneo debido a una economía sin criterio ni planificación ni orden ni recato, se han dilapidado miles de millones de dólares en obras faraónicas, unas pocas de infraestructura, pero no debidamente sólidas y se ha abusado de concesiones que permitieron otorgar bienes y dineros a quienes, se dice, “esperaron por siglos contar con comprensión, ayuda y atención de los gobiernos por ser tiempos de abandono y discriminación”.

La verdad es que sí hubo descuido a los nativos originales del país, era debido a no haberlos tomado en cuenta y, por las escasas posibilidades se los marginó y, en casos, se los abandonó a condiciones de extrema pobreza. En pocos gobiernos, luego de la independencia que permitió contar con la República de Bolivia, muchos gobiernos hicieron lo poco que pudieron en base a escasas posibilidades, porque tampoco había fuentes de producción y desarrollo como para aprovechar debidamente sus dividendos; pero, si ello ocurrió en regímenes con pocos medios financieros, lo censurable es que se observaron las mismas políticas de abandono a partir del año 2006 en que el gobierno, al iniciar su gestión, prometió cambios que enmienden anteriores yerros y se implanten sistemas que permitan hacer justicia a las clases abandonadas y darles lo que legítimamente les correspondía. Pero, pasaron los años y las promesas “de cambio” siguen esperando que, por lo menos, se tome conciencia de lo que significaría atención efectiva para las clases extremadamente pobres del país.

Lo más importante es que tanto gobernantes como gobernados hagamos conciencia de que la pobreza y el subdesarrollo no se remedian con simples enunciados o promesas demagógicas y populistas y lo que debe hacerse es simple y posible de realizar: administrar debida, correcta y responsablemente el país; abandonar la manía de que primero es “el partido” y después lo demás; observar conductas de honestidad, honradez y responsabilidad moral en todo lo que se hace; no actuar dadivosamente con quienes se cree que son “leales, fieles, honestos y trabajadores”, cuando se conoce que ninguna de esas condiciones tienen y menos practican porque todos los “interesados en cooperar” lo único que hacen es cuidar sus intereses y conveniencias y, si hay intención de cambiar favorablemente en pro del país, ese interés sólo radica en hacerlo en favor del ego propio porque está comprobado que a los corruptos y carentes de toda moral lo que les importa es satisfacer sólo las propias conveniencias y las de quienes los rodean porque son parte del partido o del entorno familiar.

Creer que recurrir al préstamo foráneo, acumular los déficits, endeudar al país con préstamos internos del Banco Central o de instituciones como son las sociales que deberían velar solamente por el bien de la colectividad es agravar las condiciones de pobreza y dependencia. Tampoco es solución para la pobreza el esperar ayudas o comprensión de países amigos e instituciones internacionales porque todo ello es forma efectiva de crear costumbres malsanas en el pueblo que podría acostumbrarse a vivir de lo ajeno sin esmerarse en lo mínimo por cambiar y ser productivo, creativo, trabajador, honesto y responsable. Posiblemente, el hecho de no valernos por nosotros mismos nos sume en una especie de noria sobre la que giramos permanentemente porque nos hacemos dependientes, sumisos a lo que otros creen, hagan o digan; no tenemos conciencia propia de nuestras necesidades y urgencias; dejamos pasar cualquier oportunidad que signifique liberación y emprendimiento de lo que debemos hacer; en otras palabras, no decimos como los chinos: “No me des de comer pescado, enséñame a pescarlo de modo que yo sepa qué hacer y cómo saciar mi hambre”.

Derrotar a la extrema pobreza es prescindir de la dependencia y encarar con las propias posibilidades los caminos del desarrollo para que haya crecimiento económico y, con él, progreso seguro. El gobierno, conjuntamente el sector privado y el pueblo deben empeñarse en combatir a la dependencia que humilla y degrada. Es urgente no fomentar el contrabando porque, con él se hace crecer la corrupción y con ésta se amplían la ineficiencia, la dejadez, el nomeimportismo que son cadenas que nos sume en más atraso.

Es importante convenir entre todos los bolivianos que la pobreza y el subdesarrollo nos han creado mucho atraso y, con ese reconocimiento, entender realidades y encararlas con mucho coraje revestidos de honestidad, honradez y responsabilidad, especialmente por parte de quienes poseen poderes políticos, económicos y sociales. No entender las verdades del país es continuar en los peligrosos caminos que conduzcan a mayores males que podrían derivar en confrontaciones que nadie desea.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (800 Kb)      |       PDF (335 Kb)



Caricatura


Sociales

REUNIÓN ANUAL DE BOLSAS DE VALORES (FIAB)

José Trigo, Enrique García, Javier Aneiva y Rodolfo Martínez.

SHIRO OTAKE, VIRTUOSO GUITARRISTA

Beatriz Méndez acompaña con su canto al guitarrista japonés Shiro Otake.


Publicidad