[Alberto Zuazo]

La obligación de pagar impuestos


 

Una de las mayores complicaciones que se puede tener como empresas y ciudadanos es la inhabilitación de derechos públicos, por no acatar oportunamente la obligación de pagar impuestos, fiscales y municipales.

Basta que se tenga algún bien rentable, entre ellos un inmueble, para colocarse ante tal riesgo.

También hay que tener presente que, como personas mayores de edad, salvo alguna inhabilitación física, se tiene que acatar el requisito fundamental que se tiene como habitantes de un país, cumplir con la obligación de pagar impuestos, sea por sueldos y salarios, negocios que se disponga o simplemente se utilice un bien público que para su instalación, el Estado y los municipios efectúan las inversiones correspondientes.

A veces para mucha gente es incomprensible que se le exija el pago de impuestos para el sostenimiento y funcionamiento de instalaciones y servicios públicos. El Estado o los municipios están constituidos precisamente para esos efectos, sin los cuales no podrían existir. En consecuencia, el costo de los mismos tiene que ser cubierto con el aporte financiero de sus propios beneficiarios y usuarios.

Por las experiencias que existen al respecto, la ignorancia o resistencia al pago de impuestos se origina por el hecho de que desde niños no recibimos la educación correspondiente. A falta de esa previsión, no adquirimos conciencia de que todo tiene un costo, incluyendo la enseñanza primaria.

La propia Constitución Política del Estado determina que para el funcionamiento del Estado Nacional es indispensable el pago de impuestos por parte de la población que tiene ingresos por distintos conceptos. Si no se cumpliera con este requisito básico que el Estado impone a todo ciudadano, sencillamente no se podría tener un país, menos derechos, porque éstos están ligados a las obligaciones.

Cuando se aborda este tema, es necesario explicar también las diferencias que existen entre países, en cuanto a su desarrollo y progreso. Se originan precisamente en la capacidad impositiva que tienen los pueblos, lo que determina el crecimiento económico que han alcanzado o su atraso.

En efecto, cuanto más se puede pagar impuestos, el Estado tendrá la posibilidad de crecer y prosperar en igual proporción. Pero cuando ellos son bajos, implícitamente se está sellando su atraso.

Existe, a la vez, un factor determinante para que se tenga uno u otro resultado. Depende de la honestidad y competencia con la que se administran los impuestos. Si los gobiernos, que son los administradores naturales de los bienes públicos, reúnen estas condiciones, el progreso de sus países será una grata realidad. De suceder lo contrario, es inevitable que queden en el atraso y la pobreza.

Es conveniente formular estas reflexiones para que los lectores, por lo menos, tengan un motivo de consideración sobre su pertinencia o no, en el caso específico de la Patria boliviana. No debemos quedarnos indiferentes cuando observamos que algo o mucho de esto acontece entre nosotros.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (807 Kb)      |       PDF (417 Kb)



Caricatura


Sociales

RESTAURANT WEEK BENÉFICO

Organizadores y participantes del movimiento gastronómico benéfico.

NUEVA PUBLICACIÓN SOBRE "CUESTIÓN AGRARIA"

Hernando Calla, Miguel Vargas, Carola Araníbar y Daniela Rico.