La misteriosa visita secreta de Pinochet a Bolivia

Raúl Alcázar Machicado

 

Augusto José Pinochet Ugarte, presidente de facto de Chile entre 1974 y 1990, en medio del marco de las negociaciones del “Enfoque Fresco” del gobierno del presidente Víctor Paz Estenssoro, sin el conocimiento del servicio diplomático de su país acreditado en Bolivia y en prudente compañía de su canciller Jaime del Valle Alliende, aterrizó discretamente en la base aérea del aeropuerto internacional de El Alto de La Paz en una avioneta del ejército de Chile unos días antes del 5 de octubre de 1988, fecha en la que Chile celebró un referéndum que le impidió seguir en el poder.

El viaje fue mantenido en absoluto secreto hasta diciembre del 2006, cuando el asunto se filtró en la edición de “El Mercurio” y unos días luego en algunos diarios de circulación nacional bolivianos. En Chile, solo la cúpula de la inteligencia del ejército sabía de la gestión. No estuvieron al corriente ni el gabinete de Pinochet ni la totalidad de la junta militar de gobierno chileno ni la mayor parte del gabinete del entonces presidente Paz Estenssoro, ni el consulado de Chile en La Paz. En Bolivia solo el secretario privado de Paz, y los ministros Juan Carlos Durán Saucedo y Guillermo Bedregal Gutiérrez coordinaron el evento y unos días más tarde, el alto mando militar boliviano fue convocado con cargo de urgencia.

El avión venía de Iquique, región en la que Pinochet solía pasar largas temporadas. Desde el aeropuerto de El Alto la comitiva de vehículos del ejército boliviano se dirigió a la residencia de los Saavedra Pinochet, en la que la familia le dio la bienvenida. Su hermana menor (Nena), doña Avelina Pinochet de Saavedra, viuda de don Rafael Saavedra, hijo del ex presidente boliviano Bautista Saavedra y sus hijos, Rafael ya por ese entonces un novelista consagrado, Enrique y su hermana María Julia que trabajaban en oficinas de LAN y en el consulado de Chile en Bolivia. Se dice que del encuentro participaron también la hermana del canciller chileno, doña María Eugenia del Valle de Siles, esposa del entonces cónsul de Bolivia en Santiago, Jorge Siles Salinas, que dejó en Bolivia un legado lleno de nobleza y señorío, además de una obra ejemplar para la historiografía boliviana, sobre Túpac Katari, a la que dedicó gran parte de su vida, y algunos miembros de la familia Siles del Valle, cuyo primogénito Juan Ignacio fue ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia en el gobierno del presidente Carlos Mesa.

Se debe recordar que ambos países rompieron relaciones diplomáticas en 1978. Chile en esos años fue aislado de la comunidad internacional y Pinochet durante su presidencia se vio impedido de viajar oficialmente al extranjero, salvo por contadas excepciones: un viaje público a España en 1975 para asistir al funeral del dictador Francisco Franco, al que admiraba profundamente, otro a Estados Unidos en 1977 para reunirse con el presidente Jimmy Carter y este otro secreto a Bolivia en 1988.

Pinochet no se adaptó bien a la altura, por más de una vez especialistas en cardiología de La Paz lo trataron reservadamente por petición de la familia. Atraído por su predilección por los libros antiguos, salía por largas horas (custodiado por militares bolivianos vestidos de civil) a la plaza de San Francisco y a la calle Sagárnaga, donde los libreros (incluido don Antonio Paredes Candia) y las artesanas de “souvenires” andinos, jamás sospecharon que ese vecino de ojos claros, abrigo oscuro y sombrero fedora, discretamente resguardado por tropa de elite boliviana era nada menos que Augusto Pinochet Ugarte.

El presidente Paz Estenssoro lo recibió largamente por más de dos veces, en el Palacio Quemado y los temas que fueron tratados nunca fueron revelados ni por miembros del estado chileno ni por los funcionarios bolivianos, aún con vida hoy, pero alejados de la vida política. Tras permanecer 4 días en La Paz, en una comitiva que organizaron las fuerzas armadas bolivianas fue trasladado por vía terrestre (probablemente sin el canciller del Valle) a la ciudad de Cochabamba, donde sostuvo numerosas reuniones en un lugar aún no revelado, por 2 días, con los generales Jorge Rodríguez Bravo, Comandante en Jefe; Gral. Rómulo Mercado Garnica, Comandante General del Ejército; Gral. Guillermo Escóbar Uhry, Comandante General de la Fuerza Aérea y el Contralmirante Douglas Estremadoyro García, Comandante General de la Armada. Al tercer día, la misma avioneta que lo trasladó desde Chile lo llevó nuevamente esta vez desde Cochabamba para dejarlo en Iquique.

La visita está documentada por “El Mercurio” de Santiago, los diarios “Opinión” “El Deber” y “Los Tiempos” de Bolivia. El “Miami Herald”, las Agencia AP, UPI y “El Universal” de México, todos en diciembre del 2006. No existe testimonio alguno de Jorge Siles Salinas, de Guillermo Bedregal, de Juan Carlos Durán Saucedo, de Jaime del Valle ni de Pinochet ni de los generales del alto mando boliviano.

Absurdo y desmesurado silencio de lo que pudo ser, si llegaba a feliz término, una excepcional gestión por la causa marítima boliviana, de inimaginable desenlace para ambas naciones.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (815 Kb)      |       PDF (428 Kb)



Caricatura


Sociales

DOMOS GEODÉSICOS LUMINOSOS, LA NOVEDAD DE EXPO FERIAS 2017

Ariel Revollo, Christian Aliaga, Geeardo Dick, presidente Ejecutivo de Ferias & Eventos; José Luis Los Santos, Jovana Chávez, jefe de Fortalecimiento Productivo del Gobierno Municipal de La Paz, Gustavo Sánchez y Juan Carlos Quispe.

NOCHE CULTURA PACEÑA

El coro infantil del colegio Domingo Savio.