[Víctor Corcoba]

Algo más que palabras

Somos un proyecto de paz


 

Hemos convertido el mundo en una cubierta de sin razones, a causa de sangrientos conflictos, haciendo cada día más complicado transitar por los caminos de la vida de manera segura. El orgullo de quienes no ambicionan acoger es marginar, destruir, generar un infierno de desconciertos, donde nadie respete a nadie y todo se ponga en entredicho. Para desgracia nuestra, hemos olvidado que somos un proyecto de paz, no de guerra, y que a pesar de las dificultades halladas en el camino, somos un signo de ilusión. Por tanto, no podemos caer en la desolación y rearmarnos para sentirnos grandes, sino más bien hemos de ser inclusivos con todas las culturas, pues todos nos merecemos un lugar seguro donde vivir, además de que nadie puede ser considerado inservible, fuera de lugar o eliminado.

Todo esto adquiere en el momento presente un significado especial, ya que cada día son más los moradores que se lanzan a la búsqueda de condiciones más humanas. No es extraño, subsiguientemente, que estos movimientos migratorios susciten en un principio cierto recelo y rechazo, pero tenemos que acostumbrarnos a ser personas hospitalarias, para que se activen las concurrencias entre análogos. Irremediablemente, hemos de entendernos y no vulnerar los derechos fundamentales a los que todos tenemos el deber de respetar.

“La guerra en Afganistán no tiene solución militar y las partes deben unirse para encontrar alternativas políticas”, lo acaba de afirmar recientemente el Secretario General de la ONU en Kabul. Todavía hay unas 600.000 personas sitiadas en Siria. Ante esta brutalidad, cualquier oportunidad es buena. Por tanto, las conversaciones de Ginebra del 28 de junio para buscar una salida pacífica negociada al conflicto en beneficio del pueblo sirio, es un motivo más para la esperanza. Confiamos que lo sea.

Trabajar unidos en ese proyecto armónico del que formamos parte todos, sin exclusiones, nos interesa a la humanidad en su conjunto. No es de recibo, por consiguiente, aglutinar maldades como forma de energía. Somos gente de vida, no de muerte. Queremos vivir. Deseamos cohabitar y convivir, y la mejor manera de hacerlo, es con disponibilidad de unos para con otros, sin levantar muros infranqueables. Por ello, es importante subrayar ese espíritu de cooperación/colaboración, mirando la realidad que nos circunda, desde una visión más hermanada, en la que todos trabajemos por la ecuanimidad.

Que la paz, como dijo el filósofo Baruch Spinoza (1632-1677), “no es la ausencia de guerra, es una virtud, un estado de la mente, una disposición a la benevolencia, la confianza y la justicia”. Ciertamente, no puede haber sosiego si nuestro sentimiento se vuelve egoísta, pues somos seres en relación, lo que nos exige un cultivo de solidaridad y de apuesta por una mentalidad que aliente y alimente a ensamblarse unos con otros, lejos de divergencias e inmoralidades.

A propósito, hace tiempo que vengo reivindicando un cambio de corazón y un mayor compromiso de todos por la especie humana, de la que nadie puede ser separado. Si la desnuclearización de Corea del Norte es necesaria para asegurar la paz en el mundo y el Nordeste Asiático, también se requiere un mayor diálogo, en base a la reconciliación para activar la familiaridad y el anhelo, cuando menos entre todos. Otra de las urgencias, sin duda, es que hay que silenciar las armas en todos los continentes. Es nuestra gran asignatura pendiente. Hemos de declarar el comercio de armas en estado de quiebra total. Quizás sea el momento de aunar fuerzas entre todos los continentes, con el objetivo de avanzar hacia una apuesta por la concordia, más allá de nuestra identidad cultural. De ahí, la necesidad de avivar el respeto, la seguridad y la dignidad para todos.

En consecuencia, debemos resistir frente al cinismo, pero también levantar nuestra voz ante el huracán de atmósferas discriminatorias que nos denigran a todos. Ha llegado el momento de construir puentes, de tender la mano y de abrazar sin miedo la defensa de los derechos humanos. Como sea, hay que hallar mecanismos que garanticen justicia para las víctimas, sobre todo cuando el atropello sufrido equivalga a un crimen de lesa humanidad. El mundo ha de reformarse hacia acuerdos de equilibrio de derechos y obligaciones, asegurando una igualdad de condiciones.

Al fin y al cabo, la cuestión es agruparnos para hacernos la vida más fácil, máxime en un período en el que urge incrementar la ayuda humanitaria en muchas partes del planeta. A poco que fomentemos la cultura del encuentro, y no del encontronazo, se conseguirá, porque hasta nuestra propia conciencia nos llama a la evolución de converger y conciliar cada día.

El autor es escritor.

corcoba@telefonica.net

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (784 Kb)      |       PDF (336 Kb)



Caricatura


Sociales

FIESTA SOLIDARIA POR LOS NIÑOS DEL IDAI

Leny Morales, Claudia Rodríguez, María Luisa Doria Medina, Patricia Ortega y Silvina Escóbar.