[Severo Cruz]

En pocas palabras

Cárdenas y la reforma agraria mexicana


 

De origen humilde fue el presidente mexicano Lázaro Cárdenas y Del Río (1934-1940). “Este corpulento indio era un personaje original”, diría, de él, John Gunther, en “El Drama de América Latina”, publicado en 1944, página 81. Pues provenía del mismo estrato social del que se honraba el estadista Benito Juárez, a quien llamaban, también, el “Indio Benito”.

Ambos representan diferentes épocas, pero se constituyen en referentes políticos de la historia mexicana. De un país que ha sobrevivido a tres siglos de dominación española y cuyo territorio, aparte de ello, fue disgregado por fuerzas externas.

Juárez defendió decidida y firmemente el proceso independista de México y Cárdenas introdujo, en su gobierno constitucional de seis años, profundos cambios sociales, de cara al Siglo XX. Los más favorecidos, en este proyecto transformador, resultaron las mayorías del conjunto nacional, con la Reforma Agraria de 18 de marzo de 1938.

En consecuencia México, bajo la conducción gubernamental de Cárdenas, promovió por primera vez en el continente latinoamericano una Reforma Agraria, que implicaba la repartición de tierras a los que no las poseían. Fue un hito histórico, desde luego.

En este marco los grandes latifundios fueron transformados en granjas comunales, a cargo de los hombres del agro, pero con la inspección gubernamental. Granjas llamadas también ejidos.

“Hay menos campesinos que carecen de tierra, y por razón natural, menos fincas que legalmente puedan ser afectadas; el ciclo expropiatorio de la Reforma Agraria Mexicana tiende a cerrarse, y en casi todas partes conviven ya, y trabajan en armonía, ejidatarios y pequeños propietarios”, escribe, sobre el tema, Marte R. Gómez (“América”, Habana, diciembre de 1947, página 77).

Y los enemigos de la Reforma Agraria mexicana fueron los latifundistas afectados en sus intereses particulares. Ellos azuzaron a la oposición en contra del gobierno popular de Cárdenas.

Cárdenas estuvo al servicio incondicional de sus congéneres, pues gobernó en consulta permanente con su pueblo y, sobre todo, con los hombres del agro. Conocía, de cerca, las necesidades y aspiraciones de mejores días de éstos.

Cárdenas, al margen de lo anotado, nacionalizó la industria petrolera, expropió los bienes de la empresas petroleras extranjeras, estableció la participación obrera en los beneficios empresariales, impulsó la enseñanza, industrializó el país, desarrolló la red vial, etc. Su liderazgo político hizo posible el milagro de la transformación mexicana casi a finales de la década del 30 del siglo pasado.

En suma: en Cárdenas tenemos a un gobernante comprometido con los designios de su pueblo.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (775 Kb)      |       PDF (406 Kb)



Caricatura


Sociales