[Aldo Luna]

Improvisación diplomática perjudica a Bolivia


 

En las embajadas de Bolivia en diferentes países del mundo debería haber personal preparado para desempeñarse adecuadamente en cargos diplomáticos.

Los antecedentes políticos no deberían ser decisivos para seleccionar al personal diplomático, porque deslucen su accionar. Dura lección recibió la ciudadanía boliviana cuando dos personajes políticos dieron lugar a comentarios nada enaltecedores para la diplomacia boliviana. Nos referimos a lo que sucedió en el seno de las Naciones Unidas con el delegado boliviano, quien en forma desaforada, sin medir los términos utilizados, atacó a los EEUU por un reciente bombardeo efectuado en Siria, sin referirse al fondo del problema, que fue el ataque previo con armas químicas a población civil. La euforia de este delegado deslució esa reunión en la ONU. La opinión pública identificó al personaje como el que dio lugar a la represión de indígenas en Chaparina en el año 2011.

Otro representante boliviano dio una pésima impresión en el seno de la OEA. Fue el hombre del sombrero, que no conocía los reglamentos para hacer reuniones, por lo que dañó el prestigio no solo de Bolivia, sino del mismo organismo internacional.

Estos deslices se deben a la falta de conocimiento y a la improvisación en cargos diplomáticos de Bolivia. Desde hace algún tiempo, en diversas embajadas de nuestro país se ve a personajes solo con formación política, cuyo accionar en el ámbito diplomático nos desprestigia. Por ello es necesario que el personal de embajada o consulado tenga formación que solo se consigue en la Academia Diplomática, donde se imparte conocimientos a cargo de profesionales de diversas ramas universitarias.

Reiteramos que no es suficiente ser militante de un partido político en función de gobierno o dirigente de sindicato de cualquier índole para trabajar en el ámbito diplomático, ya sea como funcionario simple o encargado del contacto con representaciones de otros países, en áreas comercial y financiera para atraer inversiones que sirvan para progreso y desarrollo.

En estas situaciones salen a relucir los diplomáticos capacitados de las diversas embajadas, de modo que la representación sea favorable para los intereses nacionales. Lo contrario sería un desastre, es decir si los funcionarios no son diplomáticos o muestran formación deficiente, en cuyo caso quien pierde es el país, porque este elemento humano actúa con deficiencias, sin aportar contactos que sean favorables para el país. Por ello es preciso insistir en la preparación previa de quienes se van desempeñar en el servicio diplomático.

Basta de improvisaciones, la Cancillería tiene la responsabilidad de orientar y trabajar en ese sentido, a fin de difundir una óptima imagen de Bolivia en el concierto de las naciones.

El autor es Profesor Emérito y ex-autoridad de la UMSA.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (841 Kb)      |       PDF (599 Kb)



Caricatura


Sociales

BRAVA FITNESS TIENE NUEVOS AMBIENTES

La serenata a Braulio Valencia.