Importancia de prevenir la enfermedad

Álvaro Janco M.

 

Cuando se habla de prevención, necesariamente estamos mencionando una de las acciones más importantes en salud: evitar enfermedades. Ya lo decía Schopenhauer: “La salud no lo es todo, pero sin ella, todo lo demás es nada; tenemos todo, pero sin salud nada”.

Algunas personas consideran que una enfermedad es importante solo si provoca un impacto significativo en los costos que tiene en la atención médica y que, por lo tanto, solo se justifica actuar en prevención por razón del costo/beneficio, sin considerar el factor humano de la enfermedad, la angustia del paciente cuando tiene que internarse, la angustia de sus familiares, especialmente de los padres cuando se trata de niños y el riesgo de quedar con una secuela severa o de fallecer.

Y por la idiosincrasia de los ciudadanos de nuestro país lo primero que hacen es recurrir al consejo de la comadre, luego a la farmacia, después a la medicina tradicional, que lo ofrecen los naturistas sin decir que resuelva su problema de salud, pero al final, cuando casi todos los demás ya levantaron las manos, recién acuden al médico, muchas veces cuando hay poco que hacer o ya se encuentran en fases terminales de su enfermedad, ahí resulta necesario decir que el médico no es mago.

Cuando se acude a una consulta o se hospitaliza a un paciente, especialmente a un niño por una enfermedad que pudo haberse evitado con la aplicación de una vacuna o simplemente medidas tan elementales como hervir el agua que se consume; la sociedad entera debería protestar y exigir a las autoridades del sector salud que se tome las medidas adecuadas para invertir en prevención.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INE), el porcentaje de reconsulta de los últimos años en nuestro país es:

2010 2011 2012 2013 2014

39,97 39,79 36,33 37,24 35,54

Datos que nos deben hacer pensar dos cosas, la primera que no se está trabajando en la prevención de las enfermedades y la segunda que no existe confianza por parte de los pacientes en el sistema nacional de salud de Bolivia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. Es decir, la salud es una condición de bienestar que va más allá de la ausencia de enfermedad.

Tener un buen estado de salud o no depende de multitud de factores. En ocasiones existen unos componentes hereditarios (genéticos) que no son modificables, pero la mayoría de los factores de riesgo se puede prevenir adoptando un estilo de vida saludable. ¿Cómo? Llevando una dieta sana y equilibrada. Se debe combinar de forma efectiva la ingesta de pescados, carnes, frutas, verduras. Asimismo, es fundamental beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día. Manteniendo una buena higiene. Es importante lavarse bien las manos, mantener una buena higiene bucal, etc.

Practicando ejercicio de manera regular y acorde con la edad. La OMS recomienda 30 minutos diarios de ejercicio para evitar problemas de salud. Evitando el consumo de sustancias tóxicas como el tabaco, alcohol.

Creando un buen ambiente a nuestro alrededor, fomentando las relaciones personales sanas, evitando el estrés.

Por eso resulta ridículo, antiético y totalmente inaceptable que algunos grupos sociales, con el argumento del costo, pretendan que el país deje de invertir en la prevención de enfermedades; todos los medios de comunicación en nuestro país deberían brindar un espacio para difundir información de salud en relación con la prevención de las enfermedades y no solo cuando ya esté presente la enfermedad. Típico, como dicen nuestros abuelos, “Se quiere trancar el corral cuando el burro ya está fuera”.

Las vacunas que son manejadas en el esquema del Programa Ampliado de Inmunizaciones son un ejemplo claro para prevenir las enfermedades; por ejemplo para el rotavirus existen estudios suficientes, realizados a nivel nacional, que indican que en algunos meses del año, hasta el 63% de las diarreas son provocadas por rotavirus, con más de 8.200 consultas anuales por diarrea solo en el Hospital de Niño y 1.500 hospitalizaciones. Con la vacuna se puede prevenir más del 90% de las infecciones severas, evitándose así consultas, hospitalizaciones, complicaciones y angustia de los familiares y de los pacientes, el prevenir esos casos no tiene precio.

Ante esa realidad, me pregunto si será posible convencer a nuestros conciudadanos de que vea al médico antes de presentar signos y síntomas, ya que de ser así “permitiría tener un sistema sanitario basado en la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad; así como desarrollar sistemas de salud menos cargados de enfermedades avanzadas”.

El autor es médico, docente de la Facultad de Medicina de la Universidad Mayor de San Andrés, La Paz.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

     |