Sin miedo a la tristeza

Sara Mosleh Moreno

 

Desde hace algunos años medios de comunicación nos bombardean con un sinfín de artículos sobre vida cotidiana, salud y bienestar. Como si de una receta mágica se tratara, nos revelan el “secreto de la felicidad” y los pasos que debemos seguir para alcanzarla. Estos artículos son solo una de las múltiples manifestaciones de cierto pensamiento “positivo” que en las últimas décadas no ha parado de crecer, y que puede verse reflejado en la gran proliferación de libros de autoayuda o de gurúes del desarrollo personal.

Si bien es cierto que estas publicaciones pueden servir para alcanzar una vida más satisfactoria, una interpretación rígida lleva a caer en la convicción de que podemos modificar las circunstancias de nuestra vida simplemente pensando de forma optimista, o que, para alcanzar el “éxito”, es necesario negar la realidad y evitar sentir emociones desagradables.

Este modelo dicotómico que divide los sentimientos en buenos o malos, promueve la culpa y la frustración cuando no se alcanza las expectativas, y magnifica el poder de la emoción “positiva”, dotándola de una fuerza tan grande que es capaz, incluso, de curar enfermedades o de convertirnos en millonarios.

Está claro que si somos optimistas cualquier empresa se nos hará más fácil; sin embargo, no podemos luchar contra todos los sentimientos desagradables, ya que éstos son un fenómeno natural de la vida. No se trata de cultivar la tristeza, pero tampoco de arrinconarla y luchar contra ella. Los sentimientos, al igual que los pensamientos, a veces van por libre; por ello es necesario aceptar las emociones que surgen a lo largo de nuestra vida sin dejarnos arrastrar por su torrente. Observarlas de la manera más neutral posible, sin juzgar ni criticar lo que sentimos ni identificarnos con ellas, es la manera más eficaz para que se marchen tan rápido como aparecieron.

Además, la tristeza cumple una función esencial en nuestras vidas. Nos avisa de que algo va mal y hace que nos replanteemos nuestros objetivos y relaciones con los demás. Gracias a ella tomamos decisiones que pueden cambiar nuestras vidas y convertirnos en personas mucho más felices. La tristeza nos hace avanzar y crecer como personas, y sin ella tampoco podríamos alcanzar grandes momentos de felicidad.

La autora es periodista.

ccs@solidarios.org.es

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (844 Kb)      |       PDF (545 Kb)



Caricatura


Sociales

LA PAZ ASEDIADA, SEGÚN LA MIRADA DE JUAN CARLOS CALDERÓN

Reynaldo Peters, Juan Carlos Calderón y Rosario Chacón.