[Alfonso Mansilla]

Los sueños rotos II, Venezuela


 

Desde un principio, Hugo Chávez intentó reavivar la visión de Simón Bolívar de una gran alianza de los países andinos, bautizó a su creación la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), y prometió que establecería una moneda común, coordinar la política militar, y establecer un nuevo banco regional llamado Banco del Sur para ayudar a financiar el desarrollo sin las condiciones normalmente impuestas por el FMI y el Banco Mundial.

Mientras los precios del petróleo subieron a $ 100 el barril, Chávez se convirtió tanto en el campeón de la anti-globalización de la extrema izquierda y la bestia negra de la derecha estadounidense. Economistas respetables como Mark Weisbrot y miembros célebres de Hollywood, como Oliver Stone y Sean Penn, abrazaron su populista petro-clientelismo, bajo el cual el gobierno estableció bancos de alimentos subvencionados y bombeaba empleo estatal como económica viable y política alternativa a los Estados Unidos y la ortodoxia económica de las reformas del Consenso de Washington de los 90.

Una creencia genuina, pero equivocada de que la autoproclamada revolución bolivariana de Chávez era sostenible. El daño económico e institucional muy real que estaba haciendo a su país; haciéndolo aún más dependiente de las exportaciones de petróleo, inflando su moneda, politizando a los militares y coartando el sistema judicial.

Él aprovechó su prestigio y la bonanza de los productos básicos para convertirse en el “macaco mayor”; de cumbre en cumbre despotricando contra el libre comercio y la unción del entonces presidente George W. Bush como el diablo.

Económicamente hablando, no fue una alineación planetaria. En 2011, el PIB combinado de los países del Alba igualó el 14 por ciento de América Latina y la visión económica de Chávez sobre el Caribe no hizo mucho para mejorar su suerte. Los países del Caribe y El Salvador y Nicaragua crecieron a depender del petróleo venezolano que se les daba en préstamos con bajo interés, y hacían poco esfuerzo por cultivar fuentes más estables de ingresos. En Venezuela, la profundización de la dependencia petrolera retardó otros sectores de la economía, al punto que hoy, el petróleo representa el 95 por ciento de sus ingresos de exportación.

Al mismo tiempo, ya que allanó las arcas de la empresa petrolera estatal, que se descuidó a invertir en nuevas tecnologías y la exploración, la reducción de la producción de 3 millones de barriles diarios en 1998 llega alrededor de un estimado de 2,2 millones en la actualidad. Sin duda, el daño del chavismo es real y muy sentido. Pero el gobierno de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, con su proyecto bolivariano se han caracterizado más por la incompetencia, la corrupción y la criminalidad, que por la coherencia ideológica. Hoy, la economía venezolana es la de peor desempeño en el mundo, con un PIB que se espera se contraiga en torno al 10 por ciento. Las personas sufren de escasez masiva de bienes básicos como la harina de maíz y papel higiénico. La tasa de inflación se espera llegar a 200 por ciento este año. La segunda más alta tasa de homicidios en el mundo.

Amigos regionales de Venezuela, que en otro tiempo dependían en gran medida de sus vastas reservas de petróleo, están cambiando. El presidente Evo Morales, alguna vez uno de los mejores amigos de Chávez, rechazó la generosidad petrolera de Venezuela en 2014. Los 17 miembros de Petro-Caribe, el bloque de naciones que reciben petróleo subsidiado de Venezuela, han comenzado a buscar alternativas: como fuentes de energía renovables y las inversiones internacionales para desarrollar el gas natural. Incluso Cuba, que recibe unos 100.000 barriles de petróleo venezolano por día, está buscando nuevos socios. Con el petróleo ahora en menos de $ 40 por barril, La Habana ha descubierto que ser un estado cliente venezolano no vale tanto como lo era antes - el reconocimiento de esta verdad contribuyó en parte al acercamiento del régimen con su némesis, los Estados Unidos.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (822 Kb)      |       PDF (501 Kb)



Caricatura


Sociales

CONCIERTO NAVIDEÑO DE LA ORQUESTA FILARMÓNICA BANCO SOL

La orquesta filarmónica infantojuvenial de Banco Sol, bajo la dirección del maestro Fredy Céspedes.

NUEVOS GRADUADOS DE GIPET

Titulados de gestiones anteriores.