Desde “tierra del fuego”

Los Super Etendard sobre los ingleses

Antenor Fernández Yañez


El Pal “Invencible” de la Royal Navy, tras el impacto del “Exocet” en su sector de hangares, explotó en llamas, luego dos cazas “Skyhawk” de la FAA, lanzaron sus bombas sobre este navío que resultó muy averiado. (Ilustración E. Martinez).
 GALERÍA(2)

Lanzando sus misiles aire-mar AM-39 Exocet, los SUPER ETENDARD-Da-ssault de la Armada Argentina (ARA), demostraron su poder destructivo, dañando mortalmente al HMS “Sheffield” el 1 de mayo de 1982, luego, en Bahía San Carlos el 25 de mayo, enviaron al fondo del mar al buque británico “A. Conveyor”, cinco días después en acción conjunta con la FAA atacaron al PAL (portaviones “Invencible” de la Royal Navy.

La revista Nuevos Horizontes de EL DIARIO, evoca para sus lectores, este episodio referido al accionar de la Aviación Naval en la Guerra de Malvinas (1 de mayo al 14 de junio de 1982), con los cazas SUE (Super Etendard) de la 2da, Escuadrilla de Caza y Ataque, que se lanzaron sobre los buques enemigos, despegando desde la Base Aeronaval de Río Grande-Tierra del Fuego.

Durante la Guerra del Atlántico Sur, entre ingleses y argentinos, por la posesión de las Malvinas, la aviación en sus sistemas de caza y bombardeo por su poder destructivo, ratificó ser el arma decisiva en el combate.

En los libros “La Guerra Inaudita” y “Halcones de Malvinas” el Comodoro ® Rubén Moro y el Cap. Marcos Carballo, respecti-vamente, reflejan detalles puntuales en torno a la Guerra de l982.

De los 14 SUE, adquiridos de Francia, en el preámbulo del conflicto bélico, solo llegaron cinco a la Argentina, los restantes 9, se quedaron embargados por presiones de la OTAN y EE.UU. y permanecieron retenidos hasta el final de la guerra en el Puerto de Marsella.

En su configuración, los SUE con tanques suplementarios de combustible, ametralladoras y arsenal de bombas, lle-van bajo sus planos (alas) misiles AM-39 “Exocet” y en la tarde del 1 de ma-yo, des-de 40 kilómetros dispararon el mortífero proyectil que hizo impacto en el HMS “Sheffield” buque insignia de la flota de mar inglesa que tres días más tarde, se fue al fondo del océano (Rev. N. Horizon-tes Nº 1.444 - 11 Nov. 2014).

LA MUERTE DEL “ATLANTIS CONVE-YOR”

Los pilotos navales argentinos, con el caza SUE desarrollaron intensos vuelos rasantes de práctica, la táctica efectiva pa-ra eludir los radares enemigos de alerta, lanzarse y atacar por sorpresa a los sofis-ticados buques ingleses.

Tras el descenso sobre el mar, desde el PIA (Punto Inicial de Ataque), los pilotos argentinos con sus cazas, volaban tan ba-jo sobre el espejo de agua iban “peinando olas” que provocaba la formación de sal cristalizada en sus parabrisas y tenían difi-cultades de visibilidad para ubicar, lanzar sus bombas y disparar sus ametralladoras a los buques enemigos.

El 25 de mayo el “Atlantis Conveyor” se aproximaba a la Bahía de San Carlos, este pesado navío inglés fue requisado y en su cubierta se habilitó una plataforma para catapultar los GR-3 Harrier, FRS-1 Sea Harrier artillados con misiles AIM-9L “Side-winder” proporcionados por Estados Uni-dos.

Este buque servía para maniobras de apontaje de helicópteros, además trans-portaba en sus bodegas tanques, combus-tible, repuestos para aviones, helicópteros, abundante munición, planchas de aluminio para habilitar pistas de aterrizaje, inclusi-ve, agua potable para sus Batallones.

Los mandos superiores de la Royal Na-vy, embarcados en el PAL Hermes, en esa jornada, estaban ocupados, tratando de neutralizar ataques de cazas A-4C “Sky-hawk”. Mirage “Dagger” de la Fuerza Aé-rea Argentina (FAA) y no se percataron de la sorpresiva incursión desde el sur de una sección de SUE de la 2da. Escuadrilla de Ataque y Caza, procedentes de Tierra del Fuego que desde 2 millas, lanzaron dos misiles a blancos “enganchados” (buques).

UN CHINOOK SE QUEDO SIN PISTA

Los tripulantes del destructor HMS “Am-buscade” en sus radares detectaron la ve-loz aproximación de los misiles, lanzaron “chaffs” (clavos calientes) para desviar a los letales proyectiles, pero fue inútil, si bien un Exocet, se precipitó al mar, al ago-tarse el combustible de su motor propulsor, el segundo hizo impacto en el “Atlantis Conveyor” de l4.964 toneladas, este con carga inflamable estalló en llamas, humo tóxico, el buque se transformó en segun-dos en una isla flotante de fuego, era el infierno, en la primera explosión murió su Comandante el Cap. Ián North, además de once marinos ingleses y decenas de heri-dos con horrendas quemaduras, fueron transferidos en helicópteros a otros bu-ques.

El helicóptero “Chinook” matrícula ZA-768, que se encontraba en vuelo, fue el único en salvarse de esta tragedia, por cuanto en esta acción con hundimiento del buque logístico, los ingleses perdieron 6 helicópteros “Wessex”, 5 helicópteros “Linx”, 3 helicopteros “Chinook”, un golpe muy duro que hizo ver la realidad y crude-za de la guerra, hechos im-previstos que hizo reflexionar en su camarote al Contra Al-mirante, Jhon Wodward Co-mandante de la Royal Navy, estas pérdidas ponían en riesgo la Operación Black Buck.

Los ingleses, firmaron una acta de silencio de 40 años, para no referirse a la Guerra de Malvinas donde murieron 255 de sus efectivos y resul-taron heridos 777, además de pérdidas de aviones, fra-gatas misilísticas, destructo-res, helicópteros y armamen-to diverso.

CON EL ULTIMO EXOCET

El 30 de mayo, se registró la acción más temeraria y arriesgada de la batalla, los SUE de la Ar-mada Argentina, encabezaron la misión de ataque, junto a cuatro cazas A-4C “Sky-hawk, apoyados por dos “chanchas” KC-130 de la FAA para el REV (reabasteci-miento en vuelo)

El líder de la Seccion SUE, el Cap. de Corbeta, Francisco, su numeral el Tte. Fra-gata, Collavino, el primero llevó el último misil disponible, el segundo, se encargó del radar de ubicación, le siguió en la mi-sión AON (ataque a objetivo naval) la escuadrilla “Zeus” de la FAA: líder 1er. Tte. Jose Vásquez, numerales: 1er. Tte. Omar Jesús Castillo, Tte. Ureta y Alf. Isaac.

El Exocet, lanzado desde 40 kilómetros, por los Super Etendard argentinos se in-crustó por la popa del “Invencible”, empe-ro, en la aproximación fueron derribados dos A4-C, que cayeron despedazados al mar, muriendo los aviadores argentinos, Vásquez y Castillo, de la FAA, los dos res-tantes cazadores, lanzaron sus bombas y descargaron sus ametralladoras sobre el “Invencible” que estaba cubierto de humo denso, mientras los marinos ingleses tra-taban de apagar las llamas en el sector de los hangares. (Rev. N. Horizontes Nº 705-30 May. 2006).

PATEARON “LA COLMENA”

Como un enjambre de abejas, todos los Harriers, estacionados en la cubierta de vuelo del “Invencible”, despegaron, y as-cendieron hasta una altura de 12.000 me-tros, este hecho fue registrado por los radares de aviones y buques que volaban y navegaban en las proximidades de Mal-vinas.

El Cap. de navío Jeremy Black, movilizó a todos sus efectivos y pidió apoyo de los helicópteros para apagar el incendio en el gigantesco navío inglés que estaba aver-iado y permaneció varios meses en repa-ración en alta mar y fue el último en llegar y atracar en su apostadero de Portsmuth-Inglaterra.

El Vice Comodoro Litrenta, Comandante de una de las dos “Chanchas” KC-130 que participó en esa memorable jornada, re-cuerda que llevaban combustible “hasta en los bolsillos” para los tres reabasteci-mientos a los seis cazas que participaron en la te-meraria misión.

Las “Chanchas”, desa-rrollaron labor encomiable en la Guerra de Malvinas, salvando a muchos pilotos y aviones que corrían el riesgo de precipitarse al mar al agotarse su com-bustible, su aporte fue vital en el desempeño de la aviación argentina frente a la tercera potencia naval del mundo.

Los SUE de la 2da. Es-cuadrilla de Caza y Ata-que, tras lanzar el misil, retornaron a su base, al pasar por el punto de en-cuentro con los KC-130 con un ligero alabeo, daban cuenta que no necesitaban “jugo” y se perdieron rauda-mente hacia su base del continente, minu-tos después se aproximaron dos Skyhawk, eran: Ureta e Issac cubiertos de gloria tras atacar al “Invencible”, se acoplaron a las mangueras de la “Chancha” para recargar sus tanques.

Litrenta, recuerda: “estamos en zona ca-liente, los Harriers nos buscan ¿qué hago, dando vueltas en círculos con dos Sky-hawk “colgados”?. ¿Por qué no doy rumbo de alejamiento…?

¡¡..Eso..!!, pero faltan dos, preguntó a la tripulación si los veían, la respuesta: nega-tivo.

“No me animaba a preguntarles a los dos pilotos del A4-C, pues tenía miedo de la respuesta; díganme muchachos, si los dos que faltan, pueden llegar aún..? No se-ñor... no vendrán, los derribaron en la final de tiro al portaviones, en mi chocaron sen-timientos encontrados”.

“¿Final de tiro al portaviones..? y él no vendrán, miré a mi copiloto y con voz cansada le dije: “rumbo a casa..”

En esa memorable jornada los SUE de la Aviación Naval, demostraron capacidad y eficiencia en la guerra moderna, aunque dos meritorios aviadores argentinos de la FAA, quedaron para siempre en la inmen-sidad del mar, ofrendaron sus vidas con valor y coraje de un pueblo que reclama sus legítimos derechos sobre Malvinas, usurpadas en 1833 por el Reino Unido.

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

JPG (544 Kb)


Publicidad

Sociales

EMBAJADOR DE MÉXICO CULMINA SU MISIÓN EN BOLIVIA

Ximena Trugeda y el embajador de México, Armando Arriázola Peto-Rueda.


Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:8.45 Bs.
1 UFV:2.00803 Bs.

Impunidad